• Booking

Abrazarse y tomarse de las manos… romántico y terapéutico!

Aunque lo sabiamos ahora un estudio publicado en la revista científica Psychological Science explica que tomar la mano a su pareja o  ver una fotografía de ellos, reduce la reacción de dolor físico, especialmente en el caso de las mujeres, pues el estudio se baso en ellas.
El llevar la foto de un ser querido podría usarse como anestésico para el dolor físico.

En el experimento a las jóvenes se les hacía una leve quemadura, y las molestias solían ser menos cuando miraban una foto de su pareja, a diferencia de ver algún otro objeto.

Igualmente, si estas mujeres tomaban de la mano a su pareja, el efecto del dolor se veía reducido, a diferencia de cuando tomaron de la mano a un desconocido. Con esto el estudio, destaca la importancia de las relaciones sociales y de mantenerse socialmente conectado.

Los resultados, fueron producto de experimentar con 25 jóvenes voluntarias, y se considera que estos resultados podrían tener aplicaciones en el parto, donde la presencia del padre podría reducir el dolor de la madre. El estudio también podría explicar el porque una madre siente comodidad al recibir el beso de un hijo.

 

Abrazarse o tomarse de las manos hace que disminuya la presión arterial o baje el ritmo cardíaco de una persona
hasta para aliviar el dolor inmune de algún padecimiento. El simple contacto directo con alguien que se sienta cercano a nosotros hace que nos sintamos menos ansiosos y mucho más felices; así lo demostró el profesor de psicología de la universidad de Virginia, James Coan.
El psicólogo  afirmó que no sólo el roce de manos con cualquier persona hace que alguien alivie algún dolor o molestia producido por alguna enfermedad, sino que es mucho más efectivo este método si se realiza con la pareja que se encuentre actualmente.

Tal parece que un grupo de mujeres que eran sometidas a resonancias magnéticas, salían del procedimiento con alguna molestia o con estrés, y estas eran acompañadas por sus respectivas parejas; el análisis determinó que, cuando la relación entre ambos era realmente buena, el efecto del método de abrazarse o tomarse las manos era mucho más efectivo, y por ende, era más eficaz al ayudar a desaparecer el estrés y la tensión que les provocaba ir a hacerse las resonancias magnéticas funcionales.
Así mismo, se demostró que otro tipo de acciones realizadas con la pareja como caminar juntos tomados de la mano, abrazarse, hacerse cosquillas, acurrucarse juntos, y dar largos masajes sobre todo el cuerpo, brindan el mismo efecto sobre las personas, otorgándoles relajación y felicidad que hacen que se fortalezca mucho más el vínculo con la persona a la cual ama.De tal manera, se invitó a grupo de parejas que intentaran realizar estas actividades, la mayoría de ellos escogió hacer masajes durante unos 40 minutos, el resultado de esto fue que se mejoró considerablemente los niveles de estrés, y la presión arterial de la persona que estaba siendo masajeada disminuyó.

Comentarios cerrados.