Aries: 21 de marzo hasta el 20 de abril 2017

aries

Este año el Sol atravesará la constelación de Aries 21 de marzo hasta el 20 de abril, cuando ingrese al signo de Tauro. Aries, el primer signo del Zodíaco, es un signo Cardinal de Fuego, cuyo regente es Marte.

La astrología denomina “Cardinales” a aquellos signos que corresponden al inicio de las estaciones. Y Aries corresponde al inicio de la primavera en el hemisferio norte, es el signo de la exaltación del sol, ya que durante su dominio el astro rey comienza a crecer en  luz y calor. El equinoccio de primavera señala el principio del año astrológico y, por extensión, el principio de todas las cosas, es el signo de los orígenes. Aries representa la exteriorización de la energía, la acción, el primer impulso vital.
Gobernado por Marte, Dios de la guerra en la mitología griega, tiene analogía con todo lo que este dios del Olimpo simboliza: la guerra, las armas, la velocidad, el fuego, la virilidad, el impulso.

Los arianos
Marte gobierna la cabeza,  por esa causa difícilmente los arianos escapen de lesiones en ella o en la cara, donde casi siempre llevan una marca particular de esta energía.
El liderazgo, el impulso, el coraje, el mando, la ambición y el deseo de conquista son algunas de las características de los nativos de este signo. No es de extrañar encontrar entre sus representantes a deportistas, amantes de la velocidad, del riesgo, de las artes marciales, así como a médicos, cirujanos, herreros y militares.
Llanos, directos, de acción inmediata, siempre dispuestos a salir al ruedo ante el menor estímulo, tienen ánimos y disposición para todo.
Cuando un ariano tiene una Carta Natal armónica, algunas de sus virtudes pueden ser: espíritu de lucha, decisión, iniciativa, liderazgo, generosidad, valentía, arrojo, rapidez y confianza en sí mismo.
En cambio, si en su conjunto la Carta Natal es inarmónica algunas de sus características pueden ser imprudencia, precipitación, falta de control de sus emociones, agresividad, temeridad, violencia, crueldad, arrogancia, despotismo, impaciencia y descuido.

Urano en Aries
Urano, el planeta de la independencia, de la libertad, el de los cambios imprevistos, continúa transitando el tercer decanato del signo de Aries, enviando sus innovadores efluvios a los fundamentalmente a los signos de fuego: Aries, Sagitario y Leo.

Urano, transitando Aries, el signo de los comienzos, de las iniciativas, marca una tendencia innovadora y renovadora aumentando los deseos de independencia y la intuición. Pueden producirse ganancias inesperadas, transformaciones significativas, y una apertura mental a nuevos puntos de vista, volviéndolos más originales, inventivos y constructivos. Aparecen viajes y cambios importantes en el trabajo y en las relaciones.

El signo de Aries vive, con este tránsito, un tiempo de grandes cambios de conciencia y mentalidad, se activan el ingenio y la chispa.

Para el tercer decanato de los signos Cardinales (Libra, Cáncer, Capricornio y Aries), Urano permanece aún en aspecto tenso con Júpiter y con Plutón, tránsito que, aunque estimula también los deseos de libertad inducirá a cambios drásticos que puede afectarlos para bien o para mal.

En casos extremos puede involucrar hasta un caos económico. La mejor manera de expresar este contacto es con la flexibilidad a las circunstancias y evitando impedir que se produzcan las modificaciones en aquellas áreas de la vida que están siendo transformadas.

Para los nativos de Sagitario
Los nacidos bajo este signo seguramente estén confrontando nuevos desafíos y limitaciones. Sagitario es el signo de la filosofía, la religión, los viajes, el extranjero y la educación superior.

Saturno por momentos creará algunas obstrucciones y dificultades pero esto servirá para hacerles establecer un orden eficiente en ese mundo de creación intelectual.

Los logros serán conseguidos a través del esfuerzo y siempre acompañados por una cuota extra de responsabilidad.

En relación al plano físico, el consejo es vigilar, en general, todas las partes del cuerpo relacionadas con el planeta como son los huesos y los dientes. Como Saturno está en Sagitario, será también prudente prestar atención al funcionamiento del hígado y los pulmones, por la polaridad.

Además, el paso de Saturno afectando actualmente a quienes tengan puntos sensibles en ese decanato de Sagitario, Piscis, Virgo y Géminis a quienes les exigirá un esfuerzo mayor que a cualquier otro signo, y los confrontará con sus creencias, y filosofía desafiándolos e instándolos a perfeccionarse.

Venus directa después de su retrogradación
El llamado planeta de la belleza beneficiará especialmente a los signos de agua: Cáncer, Escorpio y Piscis. La estabilidad hogareña pasará por un momento inmejorable. El bienestar material acompañará a reconfortantes decisiones sentimentales. Las relaciones estarán impregnadas de romanticismo y de amor impersonal. También se verán favorecidos Tauro y Capricornio, pero en menor medida.

En cambio, reciben este paso desde un ángulo adverso, los signos de Virgo, Sagitario, Géminis, para quienes los sentimientos no pasarán por los mejores días. Tampoco son, para estos signos, tiempos especialmente propicios para la actividad social, reunirse con amigos o hacer propuestas sentimentales. Con este contacto tampoco les convendrá hacer especulaciones financieras o gastos imprudentes que solo sirvan para gratificar deseos momentáneos.

Mercurio en Tauro retrógrada
La influencia de Mercurio en Tauro está relacionada con las adquisiciones, principalmente con los negocios inmobiliarios, licitaciones, subastas, cuestiones asociadas a comprar, vender o entrar en contacto con proyectos que pueden impulsar un crecimiento material.

Cada cierto tiempo, todos los planetas (exceptuando la Luna y el Sol) parecen detener su movimiento en los cielos e ir en retroceso, a esto se le llama movimiento retrógrado.

Este movimiento retrógrado (o apariencia de retroceso) es consecuencia de la diferencia entre las velocidades rotacionales de los planetas al verlos desde un punto también en movimiento, el planeta se ve como si marchara “hacia atrás” en el cielo, podemos comparar este movimiento con la ilusión que experimentaríamos si estuviésemos en un vehículo que comienza a moverse junto a otro que avanza más lentamente y nos parece que el que está al lado nuestro va retrocediendo, aunque solamente es una ilusión óptica.

Previamente a esto hay un período de “estacionamiento” en el cielo que sucede cuando el planeta pareciera no moverse a causa de que casi no avanza. Este período corresponde en este año a los primeros días de abril.

Los efectos y a quiénes afecta Mercurio es el planeta que para la astrología representa los principios de la comunicación, reflexión, el que gobierna nuestros intereses, habilidades, el que se relaciona con nuestros desplazamientos, nuestra adaptabilidad, el que rige la enseñanza, la educación, nuestro entorno inmediato, los vecinos, hermanos, el transporte, los mensajes y todas las formas de comunicación escrita u oral tales como correo, correo electrónico, teléfono, los papeles y los contratos. Todas esas áreas pueden verse turbadas o alteradas durante este período.

Cuando Mercurio se pone retrógrado, cualquier circunstancia que comience en esos momentos podrá no resultar como pensábamos en un principio, ya que la retrogradación representa un periodo en el cual los conceptos asociados al planeta dificultan su expresión, los antiguos astrólogos consideraban que un planeta retrógrado significaba amargura y destrucción sobre todo aquello que regía.

En esta ocasión, Mercurio retrogradará entre los primeros grados de Tauro y los últimos de Aries. Esto puede afectar fundamentalmente a los nacidos en los primeros días de los signos Fijos (Tauro, Escorpio, Leo, Acuario) y los últimos grados (días) de los signos Cardinales (Aries, Libra, Cáncer, Capricornio), será un período para proceder con cautela en los negocios, asuntos de dinero, viajes y tramitaciones, habrá que utilizar el mayor discernimiento para contrarrestar las tensiones del medio ambiente. Se aconseja no realizar viajes arriesgados ni inversiones que no sean necesarias, es un lapso con oscilaciones peligrosas y conflictos.

Igualmente convendría prestar atención porque quienes no conocen su carta natal podrían, de todos modos, tener puntos sensibles en esos grados y estar igualmente afectados.

Mercurio retrógrado en el cielo es momento para revisar, reordenar, recapitular lo que ya hemos hecho, terminar lo pendiente pero no para comenzar nada. Habrá que cuidarse muy especialmente de no tomar decisiones apresuradas en este período porque sus consecuencias no serán felices. Como cada vez que Mercurio retrograda, habrá tendencia a las equivocaciones.

Por eso habrá que tratar de evitar errores de juicio, y no seguir los impulsos. Sin embargo, si nos detenemos a reflexionar pueden ser tiempos muy creativos donde nos volveremos más intuitivos, receptivos y nos resultará provechoso revisar situaciones.

 

Patricia Kesselman
Astróloga y formadora de Astrología y Tarot.
www.kesselman.com.ar

Seguinos con un Like!

Comentarios cerrados.