Category Archive

Abriendo el Corazón

Esos momentos “Titanic” que te hunden!
  • 27 septiembre, 2017

“Oportuncrisis” decía Homero Simpsons. No es un gran filósofo contemporáneo, pero su palabra me viene como anillo al dedo para el post de esta semana.

Actualmente, cuando vivimos una situación fuerte que nos desborda, nos desploma y creemos no tener salida, entramos en “crisis” y en el mejor de los casos buscamos ayuda afuera. La mayoria de nosotros, se acercó a lo terapéutico luego de algo que nos movilizó mucho o al menos, que nos llevó a hacernos nuevas preguntas y planteos, ayudándonos a romper con viejas estructuras y paradigmas.

La crisis es un excelente momento para crecer, uno está abierto a lo que sea con tal de estar mejor, prueba, busca y va encontrando lo que siente que le sirve, lo que lo ayuda y alivia a salir de esa situación.
Pero, ¿qué pasa cuando sólo nos revisamos o buscamos ayuda en las crisis?
Supónganse que estoy con grandes ataques de pánico y sólo tomo mis flores de Bach cuando desbordo. Me van a calmar, seguro, pero si luego las dejo, también es seguro que la ansiedad vuelva.
¿Por qué? Porque logré calmar el síntoma en el momento de explosión pero no me dí el tiempo para aprender y comprender que hace que se detone la crisis.

La crisis es una explosión hacia afuera de algo que veníamos haciendo sin darnos cuenta y “de golpe” salió a la luz. Pero nada es de un día para el otro, por eso es TAN importante para cambiar nuestra vida la revisión y el trabajo con nosotros mismos en tiempos de calma. Ahí es donde puedo reflexionar, aprender, revisar, sanar, soltar y cambiar actitudes y pensamientos, que me han llevado a la crisis anterior.
Date el tiempo y la oportunidad de sanarte, para que la estabilidad reine en tu vida y que ante la próxima “crisis” tengas recursos para sobrellevarla y no te derrumbes.
Como le dije a una alumna hace poco “aprender a nadar en medio del Titanic hundiéndose no es posible.
Si aprendemos a nadar antes de subirnos al barco y luego se hunde, tendremos recursos para sobrevivir”

Y vos, ¿has tenido un momento “Titanic”?
¿Cuánto has crecido desde entonces?
Contanos tu experiencia!

Paula Santiago 
Directora y Terapeuta en Espacio Nuevo Ser
En Facebook : Espacio Nuevo Ser
www.espacionuevoser.com.ar

Los dias ordinarios
  • 14 septiembre, 2017

Si crees que la vida en familia que tienes ahora, la tendrás para siempre, tal vez debas prestar atención a los días comunes, esos que comienzan con cereal y terminan viendo películas.

sb10065747ao-001

 

Entre ellos están los días en que mis hijos jugaban con el perro, comían helado por los cachetes y se mecían en los columpios.
Tardes con manguera y lodo, que los chiquillos terminaban en mi cama, en aquellas noches de cine familiar.
Cuando mi primer retoño lloró en la puerta del kinder, pensé que siempre lloraría al separarse de mí.
Pero todo sucede por etapas y a su tiempo.
Entonces los problemas nos parecían enormes; las alergias, el partido perdido, peces y hamsters que morían uno tras otro.
Pero en general, el mundo en que vivíamos y la familia que construimos, hizo sentir que la infancia era sólida y duradera.

Lo más bello de esa etapa fue mecerlos en mi regazo oliendo a talco y a cabello recién lavado.
El beso y la bendición antes de dormir. Dejarlos en su recámara por tan poquito tiempo, por que siempre amanecían en la nuestra.
Me preocupaba que si no les leía un cuento antes de dormir, no los motivaría a leer y me entristecía si discutían por el turno del juego como si fueran a pelear por el resto de sus vidas.

Todas las etapas llegan a su fin. La pelota deja de volar por el jardín. Los juegos de mesa se llenan de polvo.
Regalas la bañera de plástico y ahora esperas horas a que salgan de la regadera.

La puerta de la recámara que siempre estuvo abierta, de pronto un día: se cierra.
Un día al cruzar la calle estiras tu brazo para alcanzar la manita que siempre estuvo ahí para agarrar la tuya y tu chico de trece años camina un par de pasos atrás, pretendiendo no conocerte.
Has entrado a un nuevo territorio llamado adolescencia y no conoces el piso en donde estas parada.
El hijo que cargaste y cuidaste se ha transformado en un sujeto jorobado sobre una computadora.
Te preguntas si lo estás haciendo bien, pues ya no hay marcha atrás.
Te preguntas si podrás sobrellevar el resto del día sin discutir y acabas agotada recordando aquellos días que parecían eternos y se han esfumado.

Las advertencias y consecuencias ya no funcionan. Las charlas de sobremesa ya no existen.
Haces lo que puedes, como puedes: llenas el refrigerador, chofereas, negocias permisos, supervisas, asistes a las citas de calificaciones, dejas de asistir a los partidos e ignoras la recámara que parece haber sido bombardeada.

Te piden otra vez dinero. Tratas de no hacer muchas preguntas. Tratas de obtener todas las respuestas.
Vuelves a llenar el refrigerador. Compras pizzas. Te asomas por el balcón a ver la fiesta. Aprendes a textear con ellos.
Aprendes a rezar por ellos. Tus noches de sueño ahora son noches de alerta.
Te haces experta en leer entre líneas, en interpretar miradas, en determinar olores.

Te dice “qiubo ma” y de pronto estas de frente a una verdad que sabías desde hace tiempo y te negabas a enfrentar.
Ahora el joven no necesita, ni que le prepares leche, ni que le cierres la chaqueta: necesita tu confianza.

Te recuerdas a ti misma, que habrá que dejarlos ir y practicas el arte de vivir el presente.
Saboreas cada minuto que tienes, aquí y ahora, cenando con tu familia y diciendo buenas noches en persona.

Das el beso en la mejilla y la bendición en la frente, aunque parezca que ya no les gusta.

No podemos cambiar el crecimiento de nuestros hijos, pero podemos cambiar nuestra actitud ante ello.
En vez de decir lo que deberían corregir, piensas en lo superado y logrado por cada uno, por que en cualquier momento vas a estar abrazando a tu pequeño de 1.80 metros de estatura y lo harás de puntitas para decirle al oído que lo extrañarás mientras hace su maestría en otro continente.

El torbellino de los cajones azotados y los ganchos caídos buscando una sudadera al son de la música estridente, se han ido ya.
La casa tiene una nueva clase de silencio. El galón de leche se vuelve agrio. Por fín sobra una rebanada de pastel para tí, pero ya no tienes apetito.
Nadie te pide que lo lleves a ningún lado.

Entonces miro a mi esposo, sentado en la mesa del antecomedor, que de pronto se hizo muy grande para dos y me pregunto cómo es que todo pasó tan de prisa. Mis libreros están llenos de álbum con veinte años de fotos: piñatas, premios, partidos y navidades.
Sin embargo, los recuerdos que más deseo atesorar y los que desearía volver a vivir son los momentos que nadie pensó en fotografiar; esos ratos que pasaban a diario entre la cocina y el cuarto de tele. Desayunar cereal en pijamas y acurrucarnos a ver una película al final del día.

Me tomó mucho tiempo percatarme, pero definitivamente lo aseguro, que el más maravilloso regalo que me ha dado mi familia, el que compone mi más grande tesoro, es el regalo de esos preciosos y perfectos días ordinarios.

Extraído del Libro  en The gift of an ordinary day de Katrina Kenison

La Oveja Negra de la Familia
  • 27 junio, 2017

No sé de donde viene esa forma de referirse a los distintos, pero es tan conocida que todos sabrán de que estoy hablando. Una vez una colega me dijo “soy la mosca blanca”, haciendo alusión a lo mismo. Elijan la que más les guste, este artículo es para nosotros (me incluyo!)
Todo muy lindo cuando decimos que cada persona es diferente, única e irrepetible. Crecemos y nos vamos encontrando con pares, socialmente nos vamos agrupando por ideología, religión, política, gustos, etc y sentimos que pertenecemos, que somos aceptados, que compartimos y crecemos con esas personas.

¿Pero que pasa con nuestras familias de origen? Hay mandatos familiares, creencias, formas de hacer “bien” o “mal” las cosas y pareciera que siempre hay uno que viene a romper el molde. Ahí está la famosísima oveja negra diciendo que las fiestas de este año no las pasa en la casa de la nona con todos los tíos y primos, porque prefiere irse con su pareja y su hija a la costa para celebrarlo a orillas del mar. O aquella mosca blanca con padre y hermanos médicos, que “de repente” le pinta estudiar cine. O el que en familia super religiosa se casa con una atea y no bautiza a sus hijos.

En la mayoría de los casos ocurre que para los padres son una sorpresa dolorosa las decisiones de ese hijo “descarriado” y para ese hijo, requiere un gran esfuerzo poder seguir adelante defendiendo su creencia y su sentir, aún siendo rechazado por su familia.

Justamente volviendo al comienzo, cada ser humano es único. Si sigo como un cobayo sin preguntarme si eso es lo que quiero corro el riesgo de ser infeliz. De seguir por inercia un camino que marco otro, una vida que otro dijo que estaba buenísima y que era lo mejor. Las propuestas de los padres son siempre desde su creencia de lo que es mejor para nosotros. Suelen ser con amor, pero aún así, yo soy el único que sabe lo que es mejor para mí mismo. Y si no lo sé, ahí comienza mi búsqueda. Si no, somos simples multiplicadores y sostenedores de sistemas familiares, culturales y sociales. La conciencia hace que me pregunte si esto para mi está bueno o no, si es lo que yo elijo.

Les deseo que sean libres, que repitan lo menos posible, que sanen y creen sus propias historias, viajes, amores, carreras exóticas o no, pero sobre todo felices.

Paula Santiago 
Directora y Terapeuta en Espacio Nuevo Ser
En Facebook : Espacio Nuevo Ser
www.espacionuevoser.com.ar

AMO el amor de los marineros
  • 14 junio, 2017

Fragmento de “Farewell” de Pablo Neruda

AMO el amor de los marineros
que besan y se van. (1)

No hay mucho tránsito, voy atenta a los carteles. Hace unos días me dijeron que saliera de la 68 para Algarrobo y por el mismo camino derecho hasta Isla Negra.

Dejan una promesa.
No vuelven nunca más.

Descubrí a Neruda en la adolescencia, en los ’80, mientras lloraba la despedida del primer amor. Y fue entonces que agregué a Isla Negra a mi lista de lugares para visitar. Pasaron muchos años, pero finalmente estoy estacionando a unos 200 metros de la casa de Pablo.

En cada puerto una mujer espera:
los marineros besan y se van.

Primero bajamos a la playa, esas rocas negras embestidas por las olas y la figura esculpida en piedra del poeta mirando el mar. No necesito un espejo para saber que tengo una sonrisa enorme dibujada en mi cara. Sacamos algunas fotos y ahora sí vamos a la casa museo.


La vista desde la casa es increíble y su interior, una fiesta de objetos coleccionados a lo largo de su vida. La magia en globos terráqueos, copas y botellas de cristales de colores, mariposas y mascarones de proa, ubicados sin ningún azar, para que se enamoren uno del otro…

Amor que puede ser eterno
y puede ser fugaz.

Una visita inolvidable a puro disfrute, con todos los sentidos alertas, a orillas del Pacífico aquel del que Neruda decía: “se salía del mapa. No había donde ponerlo. Era tan grande, desordenado y azul que no cabía en ninguna parte. Por eso lo dejaron frente a mi ventana.”

(1) Fragmento de “Farewell” de Pablo Neruda

TIEMPO KRONOS Y TIEMPO KAIROS
  • 8 enero, 2017

¿Por que a veces la hora parece no correr y otras parece un segundo?
¿Cuántas veces al día hacemos la pregunta: qué hora es?

En la civilización clásica griega, la idea de tiempo se concibió bajo la oposición entre tiempo Khrónos y Kairós .
Ambos conceptos son necesarios para poder evolucionar atravesar este espacio y momento planetarios.

Tiempo Khronos: la administración tradicional del tiempo se ocupa del tiempo Khronos, vocablo griego que define al tiempo cronológico, lineal y secuencial.
Una sucesión temporal que dura, donde ningún segundo vale más que otro y el reloj maneja nuestra vida.
Es el fluir del tiempo sobre el que el hombre no tiene poder alguno.

Considere esto: Antes de los 1800, el mantener el tiempo era un evento local. En la Europa medieval el relojero del pueblo era el hombre clave.
Él colocaba el tiempo oficial en marcha cuando quiera que el sol alcanzara su cenit cada día. Esto difícilmente era preciso.
Cuando avanzamos a los relojes de bolsillo, la gente que viajaba entre las ciudades a menudo tenía que ajustar sus relojes, literalmente, de cuando en cuando.
Entonces llegaron las vías del tren en los 1800. Debido a asuntos de itinerario, de preocupación por las tarifas de flete y de entrega crítica de objetos perecederos, los asuntos de tiempo se hicieron mucho más cruciales.
En 1878, un canadiense, Sanfor Fleming, se convirtió en un héroe nacional al dividir el mundo en las 24 zonas de tiempo que usamos hoy.
La mayoría de los enfoques tradicionales para organizar el tiempo se orientan hacia metas a realizarse a corto plazo, generando hábitos de comportamiento influenciados por los plazos que tienen las culturas familiares, escolares, empresariales y comunitarias.
Esto provoca desequilibrios que pretendemos evitar. Casi todas las personas tienen el potencial de ahorrarse de cinco a diez horas a la semana.
El tiempo es un recurso no renovable, analiza la forma en que lo utilizas.

El tiempo Kairos: es tiempo apropiado o de calidad.
La idea del tiempo Kairos radica en el valor que se obtiene de él.
Prevalece la calidad y no la cantidad de tiempo Khronos invertido.
Entendido como instante fugitivo que hay que atrapar en el momento para aprovecharlo como poquísimos momentos, regalo de un dios o del destino, que el hombre tiene que aprovechar: es una locura dejar que se escapen.
El tiempo de la creación es distinto al tiempo que marca el reloj.
Nada en la Naturaleza se marca en 30 o 31días.
El mes Gregoriano (calendario occidental) no representa más que una absurda convención de la Iglesia Católica de hace apenas algunos siglos.
En el tiempo Kairos, los ciclos de la naturaleza están marcados por etapas de siembra y cosecha, lunas y soles.
Los ciclos del individuo están marcados por etapas internas de desarrollo personal y emocional.
La actitud de los ochenta “vivir para trabajar” cedió el paso a reservar más tiempo para los pequeños placeres cotidianos.
Actualmente tener una carrera plena y exigente no es un impedimento para vivir una vida satisfactoria.
Sting, el mundialmente reconocido cantante, actor, fanático del yoga y eco-luchador es un gran ejemplo de esto.
El expresó su pasión por el ambiente encabezando proyectos inmensamente importantes, como la Fundación de la Selva Nublada, mientras mantenía una exitosa carrera musical.
Hay una fuerte tendencia que indica que se está trabajando para vivir y no viviendo para trabajar, como se solía hacer veinte años atrás. Las personas buscan captar los momentos que ofrece la vida disfrutándolas.

Consejos para el Uso del Tiempo Kairos
-Aprovechar el instante con calidad sobre cantidad.
-Medita, realiza visualizaciones ayúdate con Merkaba, cromoterapia, aromaterapia.
-Recibe y/o aprende a dar masajes corporales hay muchos tipos y formas disponibles afortunadamente en estos momentos.
-Realiza alguna actividad corporal gimnasia Standard y/o de meditación activa como yoga, Taichi, danzas en todas sus variantes.
-Realiza actividades artísticas que ayuden a expresarte internamente (pintura, escultura, escritura, manualidades)
-Reunete con amigos y conversa, diviértete, camina.
-Frecuenta espacios verdes y mantente en contacto con animales.

Consejos para el Uso del Tiempo Kronos
-Lleva el registro de una semana típica; después examina tus actividades.
– Establece objetivos mensuales y desarrolla un plan para realizarlos.
– Mantén cierta flexibilidad para poder responder a situaciones inesperadas.
– Determina, en orden de importancia, los pasos a seguir que se requieran para alcanzar tus objetivos.
– Elabora listas “inteligentes” de prioridades de acción. Distinguiendo entre acciones importantes y acciones urgentes.
– Los peores ladrones de tiempo son: falta de planeamiento, desorden, indecisión, perder de vista los objetivos y concentrarse en las actividades, confundir lo importante con lo urgente.

Lic. Ileana Kostogianis
Lic. Comunicación Social
Editora Ser Azul
www.serazul.com

Calendario Ser Azul 2017 por Ka Llobet
  • 30 diciembre, 2016

CALENDARIO SER AZUL 2017  – Anual y Lunar
realizados por  Ka Llobet, Ilustradora Holística para descargar, colorear y compartir!

Click en la Imagen para descargar

 

Click en la imagen para descargar

 

 

Inspirate con Ser Azul, seguinos!

RSS
Facebook
Facebook
Instagram
Follow by Email