Category Archive

Astrometeorologia

Eclipse Lunar Total Luna 20 – 21 de enero
  • 21 enero, 2019

Toda la Información de la Superluna de Sangre
Transmisión en vivo

Read More

AVISOS DE HURACANES
  • 10 septiembre, 2017

Cristóbal Colón y el primer pronóstico de huracán en el Atlántico de la historia de la meteorología.


La temporada oficial de huracanes se inició el 1 de junio y terminará, también oficialmente, el 30 de noviembre.
Los huracanes suelen producirse mayormente entre mediados de mayo y mediados de noviembre, aunque los servicios meteorológicos han acordado fijar la temporada de huracanes por meses completos, del 1 de junio al 30 de noviembre.
Posiblemente al llegar a dicho acuerdo olvidaron que, hacia mediados de mayo es cuando se produce el orto helíaco de las Pléyades (son las últimas estrellas que se ven al este a antes de la salida del Sol) y que, hacia mediados de noviembre, aparecen por el este a la puesta del Sol (orto vespertino).
Fenómenos éstos que por su exactitud –suceden siempre en los mismos días todos los años- y su reiterada coincidencia con el cambio en las condiciones climáticas en todo nuestro planeta, han sido considerados como “señal celeste” de cambio de los tiempos, momento de pronosticar la meteorología ya desde la más remota antigüedad y en todas las culturas (desde Babilonia a México).
Parece claro que la temporada de huracanes se relaciona con esas dos fechas clave, lo tengan en cuenta o no los meteorólogos ortodoxos, que tienen satélites y otras herramientas muy precisas a su alcance.
El primer pronóstico de huracán se lo dio Cristóbal Colón a Ovando, gobernador de Santo Domingo, al predecir el huracán de 1502, prácticamente lo mismo que los actuales avisos de huracán y, entonces, las autoridades de turno no le hicieron caso.
Colón puso a resguardo sus naves mientras que, el 2 de julio de1502, la flota enviada desde Santo Domingo a España se hundió en el Canal de la Mona, se perdió una fortuna y la vida de unos 500 hombres, entre ellas la de Francisco de Bobadilla, el archienemigo de Colón.
¿Cómo pronosticó Colón un huracán que no supieron prever los otros capitanes de la flota española en Santo Domingo?
Además de su amplia experiencia en cruzar el Atlántico y navegar por el Caribe, está demostrado que Colón llevaba consigo, ya desde su primer viaje y al objeto de orientarse por las estrellas, los mapas estelares y el tratado de uno de los mejores astrólogos de la época, Abraham Zacuto, el autor del tratado de astrometeorología que llevaba Colón y que aún consultamos actualmente los astrometerólogos.
Colón debió aplicar las normas de las aperturas de puertas que describe Zacuto y pronosticó un temporal de mar y viento basándose en que:
-En la primavera de 1502, precisamente en los días del orto helíaco de las Pléyades Mercurio, el planeta de los vientos, estaba en exacta conjunción con dicho cúmulo estelar, lo que se interpreta como “vientos exagerados”.
-El 23 de junio, Júpiter (planeta de vientos) entró en el signo de Géminis, (signo de aire) a la vez que Mercurio (el otro planeta relacionado con el viento) hacía conjunción con Saturno (el planeta “maléfico” que indica la severidad y lo duro) y que también estaba en Géminis (malos vientos).
-El 27 de junio, Mercurio cambió de signo zodiacal pasando a Cáncer, lo que significa en astrometeo, un cambio significativo en las condiciones atmosféricas y, simultáneamente formaba un aspecto menor con Júpiter, (los dos planetas de vientos, al hacer contacto angular, abrieron las “puertas de los vientos”, (de los malos vientos que se anunciaban).
-El 1 de julio la Luna llegó al signo de Géminis, donde fue trasladando la luz de unos planetas a otros y llevó la luz de Júpiter hasta la cuadratura con Marte (los duros contactos de Júpiter con Marte significan rayos y truenos, así como temporal marítimo).
-El 2 de julio, cuyo mapa astral aparece en la imagen, con la Luna al lado de Saturno, se desencadenó el huracán sobre Santo Domingo que había pronosticado Cristóbal Colón.

Adela Ferrer
Astróloga
www.adelaferrer.es
Del planeta Mercurio y su sincronicidad con los vientos
  • 12 septiembre, 2016

Astrometeorologia

Cuando Mercurio cambia de moción, como sucederá el día 30 de agosto, suele coincidir con un cambio notable en las condiciones atmosféricas, tanto en lo concerniente al movimiento y posición de las masas de aire en niveles altos de la atmósfera, como en lo relativo a la dirección de los vientos en superficie

Asimismo, cada vez que este planeta (el antiguo dios de los vientos) se coloca junto a Júpiter (dios de las nubes y la atmósfera), los antiguos caldeos habían observado que se producía un notable cambio en “el aire”, por eso dedujeron que estos dos planetas-dioses abrían unas mágicas “puertas de los vientos”, cosa que sucederá el día 1 de septiembre y que señala un “inicio de racha meteorológica” que modifique el patrón de circulaciones del aire.

Y cada vez que Mercurio se interpone entre el Sol y la Tierra, como sucederá el 12 de septiembre, acostumbra a coincidir con un cambio de vientos tendente a la inestabilidad y a la entrada de vientos de tormenta.

Los astrometeorólogos no creemos que los planetas sean dioses, ni que tengan conciencia, ni que abran ni cierren ninguna puerta invisible, ni que su tirón gravitatorio afecte a la atmósfera terrestre, sino que creemos que sus ciclos mutuos coinciden sincrónicamente –como relojes- con los cambios atmosféricos en nuestro planeta.

Por sí sólo, el movimiento de Mercurio no determina el tipo de viento, ni la fuerza, ni la dirección del mismo, pero como se relaciona con el movimiento de las masas de aire, acostumbra a ser una “aguja pequeña del reloj de la meteorología” que podría ayudar a determinar, en pronósticos a largo plazo, las fechas aproximadas en las que se pueden esperar cambios de tiempo.

Opinamos que, en la península ibérica y en el entorno de los días 30 de agosto, 1 de septiembre y 12 de septiembre, se producirán notables cambios atmosféricos relacionados con la dirección de los vientos en superficie y de las masas de aire en altura (las dorsales, las bajas, la popsición del anticiclón de las Azores) que se moverán de modo muy importante, abriendo paso a nuevos patrones en la circulación atmosférica.

Adela Ferrer astróloga

Mala mar y fortísimos vientos a partir del 16 de septiembre
  • 22 agosto, 2016

Mala mar y fortísimos vientos. Astrología y pronósticos a largo plazo.

astromet

El pasado 20 de julio y en este mismo grupo me marqué un “doble salto mortal acróbatico” basado en el mapa que se formará en el eclipse lunar del día 16, al que titulé: “Soñando con el otoño”.

Me permito recordárosloy:

La entrada del próximo otoño con mala mar y fortísimos vientos.

Con la pretensión de experimentar el método del pronóstico meteorológico a largo plazo, basado en la intepretación del horóscopo de los mapas lunares y usando las mismas normas y técnica que utilizaban personajes como Cristobal Colón o Johannes Kepler.

Por su interesante y llamativa configuración, y con toda cautela, os paso el análisis del horóscopo del eclipse lunar (parcial) del día 16 de septiembre.

Los eclipses de luna en Piscis significan, en general, y para todo el otoño:
“Problemas en el mar y para la nevagación, los pescadores y los marineros.”

Venus, en posición angular – a punto de ocultarse por el horizonte Oeste-, se dirige a formar un ángulo de 60º con Marte, cosa que, como la mayoría de los aficionados a la astrometeo ya saben, significa que los amantes celestes se preparan para abrir las puertas de las aguas:
– “Precipitaciones a lo largo del mes lunar” (nada raro a la entrada del otoño).
Estas precipitaciones podrían producirse alrededor del día 19, momento en el que Venus y Marte estén separados por 60º exactamente. (Venus y Marte están señalados con una elipse rosa)

El mismo día 19, Venus formará un ángulo exacto de 45º con Saturno, una distancia angular muy estudiada por Kepler. (Vemos a Saturno en un recuadro rojo). El contacto entre Venus y Saturno significa que las lluvias se deben a la entrada de bajas presiones, a la  “Llegada de masa de aire frío en altura” –Saturno simboliza el frío-.

El día 22, el Sol entrará en el signo de Libra, comienza el otoño astronómico.
Y ése mismo día Mercurio, el planeta de los vientos, cambiará de movimiento poniéndose directo. (Mercurio está señalado en un círculo verde)
– Para el mismo día 22, o quizá para el 23, con el menguante lunar, esperamos un “Cambio atmosférico muy importante en lo referido a la posición de las masas de aire en altura y a los vientos en superficie.”

El Sol formará conjunción con Júpiter.(Júpiter está señalado en un recuadro azul)
Esta unión significa para los antiguos “Fuertes vientos, vendavales”, que se producirían, muy probablemente entre el 23 y el 28 de septiembre.
Tras el novilunio del día 1 el violento Marte formará un ángulo recto con Júpiter, cosa que suele coincidir con
Muy fuertes temporales de mar”, posiblemente en la fachada atlántica y en el Cantábrico, pero no es descartable que también se produzcan risagas y fuerte oleaje en el Mediterrráneo.

Si tuviésemos que mezclar este puzzle de frases oraculares inconexas o “señales celestes” y pretendiésemos hilvanar un discurso meteorológicamente sensato para hacer la predicción de los primeros quince días del otoño en nuestra península, una de las posibilidades sería la de anunciar (experimentalmente) muchos cambios atmosféricos, y en los días clave antes señalados, la rápida formación de una profunda baja (¿una ciclogénesis?) que remueva el mar y produzca fortísimos vientos y aguaceros. ¿Dónde?: No sabemos, sólo podemos hacer uso del sentido común y pensar en la época del año, en la posición geográfica y en la orografía de nuestra península, es decir, en la penetración de perturbaciones atlánticas y en la entrada de vientos frescos del Norte.

En cualquier caso, este pronóstico no es más que una especulación y las frases oraculares podrían conformar un párrafo de distinto significado.

Adela Ferrer, Astrologa
www.adelaferrer.es/

PRONÓSTICO ASTROMETEOROLÓGICO 21 de mayo al 5 de junio
  • 25 marzo, 2016

Ya que los meteorólogos ortodoxos dan por terminada la racha de lluvias generalizadas en nuestra península y los heterodoxos creemos que las puertas de la lluvia se cierran coincidiendo con la entrada de Venus en Tauro el día 29 (tal y como ya pronostiqué en este mismo grupo el 23 de marzo)
Quedamos a la espera de observar cómo se van configurando los mapas del tiempo en el entorno del 25 de abril (las cabañuelas de san Marcos) es decir, entre el día 23 y el 28 de abril, ya que es habitual que la tendencia meteorológica que se instale esos días tenga tendencia a permanecer durante mucho tiempo y por tanto esa temperie marcará la meteorología de la primera quincena del mes de mayo.
Con toda cautela y para mucho más adelante, observamos que la luna llena del 21 de mayo, Venus y Marte (en un círculo verde en la figura) volverían a abrir “las puertas de la lluvia” sobre la península ibérica, así como también Mercurio y Júpiter (en un recuadro rosa en la figura) se ocuparán de mover “las puertas de los vientos”. Es decir que, con todas las precauciones, creemos que de nuevo se producirían lluvias significativas y cambios muy importantes ya en la dirección de los vientos en superficie o ya importantes movimientos de las masas de aire en niveles altos de la atmósfera. Si tenemos en cuenta que la presencia de Saturno en el Ascendente del plenilunio suele coincidir con que las temperaturas de esos días sean “anormales” para la época del año, podríamos pensar en un descuelgue de masas frías que choquen con el calor acumulado.
Como, además, en el momento de la luna llena, el planeta Marte se hallará en estrecha conjunción con la Luna, y en su posición astronómica más cercana a la Tierra, los fenómenos meteorológicos que se produzcan ésa semana serían de carácter “repentino” y/o “violento”, algo muy compatible con tormentas e importantes desplomes de precipitación propios de la primavera que podrían venir acompañados de granizo –por el contacto de Saturno –el señor del frío- con Mercurio.
Pero no termina ahí el asunto, ya que la figura del creciente lunar del día 29 de mayo indica mucha inestabilidad: se abren todas las puertas del cielo (las de las aguas –aspecto Venus.Marte- , las de los vientos –aspecto Mercurio.Júpiter- y las del cambio meteorológico estacional -aspecto Saturno.luminares-). Con la presencia de Venus en el meridiano superior, hemos de esperar de nuevo mucha humedad, una situación atmosférica muy propicia a las lluvias. Mientras que las posiciones respectivas de Júpiter (apareciendo por el horizonte Este) y de Saturno (en el meridiano inferior) indicarían de nuevo movimientos importantes de las masas de aire en altura y probablemente, acompañadas de un anormal comportamiento de las temperaturas, que opino que sería de descenso en las mismas, que -por la posición de Saturno en el meridiano inferior- habrían de ser más frescas de lo que es habitual a estas alturas del año.

Adela Ferrer astróloga

str

Aldebaran
  • 19 enero, 2016

La estrella Aldebarán es la alfa de la constelación del Toro, es una de las estrellas más conocidas en todos los tiempos y en todas las culturas, incluyendo la Inca y la Maya. Para los egipcios formaba parte del primer ordenamiento del cielo en tres estaciones y aparecía como señal en el cielo matutino, durante la estación de las inundaciones.

AldebaránPtolomeo es el primer astrólogo que deja documentada la analogía en las estrellas y los planetas, sobre la estrella Aldebarán dice: “La estrella más brillante de la Cabeza del Toro denominada Aldebarán, se parece en su influjo a Marte”.

En los textos castellanos de astrología o astrometeorología dicen que el orto helíaco matutino de Aldebarán, mueve lluvias con vientos, algunas veces tempestades con lluvias. -El orto heliaco significa la salida de la estrella por el horizonte naciente, justo antes de la salida del Sol.-

Esta manera de hacer uso de las estrellas procede de tiempo atrás. En la época de los árabes se usaban unas pociones de tiempo meteorológico llamando naw que son espacios de tiempo desiguales, hay algunos naw cuyos efectos climáticos se consideran favorables o beneficiosos, como el de la Pléyades (que significa lluvias) y otros que se consideraban perjudiciales para la agricultura, como es el caso del naw de Aldebarán que dura unas horas. El mejor momento para que se produzca un naw es en la última noche del mes lunar o en la primera. Estos naws de la Luna se los conoce como “puertas del cielo” y no sólo se refieren a los días de Luna Nueva, sino a los cuatro cuartos, pues eso momentos son puertas, momentos de cambio, que suelen coincidir con cambios meteorológicos generalizados.

En el caso de Aldebarán, el nombre quiere decir que sale después de las Pléyades. A este cúmulo de estrellas se lo conocía con el nombre de las “dabara” que quiere decir las lluvias, por que son un grupito de estrellitas que pueden parecer gotitas de agua. La estrella que sigue a dabara, es Aldebarán significa la que sigue a las lluvias, la que viene después del grupo de las lluvias o dabara.

En los proverbios árabes dice así:

Cuando sale Aldebarán
Arden los suelos duros y rocosos
Se odian los fuegos
Escuecen vivamente las picaduras de mosca
Se secan los estanques
Y los niños se echan por donde quieren.

En el Calendario de Córdoba se habla de un día que suele coincidir después de unas lluvias en la época en que el Sol entra en Géminis, cuando se observa por primera vez, en el momento de la aurora a la estrella Aldebarán levantándose por el este, un día que tiene un naw que dura sólo una noche y que trae alguna lluvia tempestuosa.

Aldebarán señala un espacio del cielo donde la Luna tiene una de sus mansiones. La división celeste de las mansiones lunares, según la Tradición, consiste en repartir el cielo entre los lugares o diferentes posiciones diarias de la Luna, formando 28 moradas compuestas por veintiocho grupos de estrellas que forman unas mini constelaciones.

En su caminar diario, la Luna suele realizar conjunción con estos grupos de estrellas. En cada paso de la Luna por una de estas pequeñas constelaciones o estrellas de importancia, empieza una morada y la Luna queda teñida de la vibración de las estrellas hasta la siguiente mansión. Basta una observación continuada durante varios días, en los que la Luna sea visible, para comprender esta manera natural de repartir el cielo.

En “el Libro del Saber de Astronomía de Alfonso X el Sabio” en los capítulos de “Las constelaciones de la octava esfera, o Libro de la Octava Esfera” vienen detalladas cada una de las estrellas o de los grupos de estrellas como indicadoras o puertas de las diferentes mansiones. – Debido a la precesión equinoccial estas mansiones basadas en las estrellas están desplazadas respecto a su posición zodiacal original. Pero siempre están basadas en los mismos grupos de estrellas.-

La estrella Aldebarán es la puerta de una de las 28 moradas lunares que se llama “El Ojo” En el Libro de la Octava Esfera, originalmente elaborado el siglo IX en Granada por Al Rahman el Sufi y traducido por la Escuela de Traductores de Toledo en el siglo XII, dice así: La catorcena estrella de Tauro es la lúcida que está en el ojo meridional y que es llamando Aldebarán, es la cuarta mansión

En el Zodiologion, uno de los textos griegos de astrología antigua, traducido por Demetrio Santos dice: La cuarta mansión es para enemiztad. Esta mansión trae al mundo el espíritu del mal, dicen que hay que evitar hacer alguna petición o iniciar algo sino fuera para introducir enemistad o hacer el mal. No se deben elaborar medicamentos salvo que se trate de venenos. Esta mansión está activa cuando la Luna transita mensualmente por este lugar del cielo.

Al interpretar esta mansión en los textos de Agripa, Picatrix o Volguine se repite que contribuye a la destrucción, a obstaculizar la fuentes y los pozos. Además causa discordia. Con estas características no es de extrañar que Picatrix empleara esta elección para elaborar amuletos cuyo fin es destruir las relaciones de pareja o traer la adversidad.

Pero la interpretación más operativa de esta mansión se debe extraer de la equivalencia original entre Aldebarán y un Marte luminoso y potente, similar a Marte en combinación armónica con Júpiter, pues una asociación escueta con Marte perdería parte de la auténtica cualidad de esta estrella.

Elección: Día oportuno para realizar un viaje de trabajo, iniciar obras de reforma o acometer tareas duras.

Estrella de nacimiento

En el Libro de las estrellas de la Octava Esfera destacan a la estrella Aldebarán entre las demás del signo y la llamaban la “estrella real” porque quién nace con esta estrella en el grado del Ascendente o en el mediocielo, o en conjunción con el Sol o la Luna “demuestra que será rey si fuese de linaje de reyes… o si fuera de otro linaje, será el más honrado de ellos.”

En la práctica totalidad de los textos tradicionales se asocia a Aldebarán con Marte, se asignan interpretaciones en este sentido y se expresan en los siguientes términos:

“gran energía, ganancia de poder, y también peligro de violencia o de perder la vida violentamente o perder las ganancias”

Para los astrólogos de todos los tiempos, la estrella Aldebarán tiene una importancia especial y se interpreta junto al resto de los planetas si se encuentra en un punto sensible del tema natal, pues siempre refuerza o hace más notable a este punto y siempre augura sucesos que hacen que la persona vaya mucho más lejos o mucho más allá de lo que se esperaba de él cuando era joven, entre su familia o entre sus compañeros.

Las estrellas bebenias pueden traer felicidad y éxitos notables, pero hay estrellas que como Aldebarán, que por tener una analogía que lo asocia con el planeta Marte, después de traer situaciones felices o éxitos notables puede anunciar infortunios, en función de la Casa celeste en la que se encuentre y la relación con el resto de los planetas del cielo a estudiar. Esas son las llamadas estrellas cóndor, que primero te elevan y luego te dejan caer para que te estrelles y nunca mejor la palabra.

No hay que olvidar naturaleza de Aldebarán es semejante a la de Marte. Ptolomeo decía que si se encuentra: “ en los lugares antes citados otorga a la persona que lo posee el don de la elocuencia, firmeza de carácter, popularidad, coraje, ferocidad, integridad, tendencia a la sedición hasta alcanzar una posición de responsabilidad, logro de honores públicos, ganancias de pleitos y ganancias de riquezas pero para otros, pues sus beneficios no suelen durar mucho”. Esta estrella, en su vertiente negativa nos habla de enfermedades y de riesgos de muerte violenta. Todo ello análogo con el planeta Marte.

El caso más fácil de reconocer, el más claro de todos los personajes conocidos lo tenemos en el ejemplo de Jonh F. Kennedy y su esposa Jacqueline.

Kennedy tiene el Sol en el mismo grado que Aldebarán en la Casa VIII, el escenario de la muerte, la acción de esta etrella cóndor se escenificó en la casa de la Muerte, John F-Kennedy es conocido especialmente por su muerte, por su excepcional muerte.

Como es posible que aún haya algún lector excéptico en la materia pero adepto a las casualidades, podemos ver la carta de Jacquelin y veremos rapidamente que tiene en la Casa VII, el escenario del primer matrimonio, al planeta Júpiter, que es el que representa a su marido. Si nos fijamos un poquito mejor veremos que ese Júpiter está en el mismo grado de la estrella Aldebarán, la estrella cóndor que eleva y luego te estrella.

Nadie en su familia ni en su entorno hubiera imaginado un ascenso tan rápido y tan brillante de este político americano que fue una estrella fulgurante, popular, elocuente con coraje que alcanzó un alto puesto de responsabilidad y obtuvo honores públicos pero tuvo un final fatal, siendo el mejor ejemplo típico como el que Ptolomeo nos quiere explicar. Y nadien en la familia ni en el entorno de Jacquelin hubiera podido imaginar que Jacquelin con ese debilucho Júpiter en Géminis, hubiera podido tener dos matrimonios tan exagerados como tuvo, los dos ya murieron, claro, la estrella cóndor los estrelló.

Otro personaje que les gustrá a mis colegas latinoamericanos es
Simón Bolívar quien tenía a la Luna de nacimiento junto a la estrella Aldebarán, reforzando enormemente el haz de trígonos que confluyen sobre la Luna en la Casa XI, la de los amigos. Aunque el cielo de nacimiento de Bolívar esta sujeto a un durísimo cuadrado cósmico, la Luna que representa la manera que tiene uno de relacionarse con el pueblo, con la gente, luchó a su lado, estuvo con él, a su favor de una manera exagerada, fue popular, elocuente, con coraje, más que tendente a la sedición, fue un insurrecto contra el Imperio y recibió honores por ello.

Eso es lo que se puede de la estrella Aldebarán, pero el efecto violento negativo de esta estrella también se dejó notar, pues a causa de él hubo grandes matanzas de personas.

Un caso semejante pero con distinto matiz es el de Francisco Franco que también tenía a la Luna junto a la estrella Aldebarán, formando una Doriforia con Plutón, Neptuno. En este caso, la Luna, que representa al pueblo forma una oposición cerrada al Sol a menos de un grado y además la Luna se encuentra en la Casa VIII, el escenario de las muertes.

Todo ello se puede relacionar con las matanzas masivas, las muertes de personas ocurridas con su consentimiento como sucedió en Alicante durante la rebelión de Franco, donde los aviones italianos, al servicio del General, dejaron caer sus cargas mortíferas en pleno mediodía en el centro de la ciudad impactando sobre el mercado central y matando a decenas de personas inocentes. Las calles de la ciudad mediterránea se tiñeron de rojo a causa de este líder autoritario, no eran bombas contra los militares, eran contra el pueblo, las mujeres, las gentes y en la hora del mediodía, eso sólo se le puede ocurrir a alguien con una configuración tan perversa como ésta.

Hubo muertes como en Guernica, pero en Alicante no teníamos pintor, sólo el rojo de la sangre del pueblo inocente. En total, en España de esa guerra, murieron más de un millón de personas directa o indirectamente, de tal manera que el efecto exagerador de esta estrella análoga al planeta Marte, incluida en la Doriforia de la Luna, se notó sobre manera.
Franco

Otra de esas personas que experimentaron una elevación que nunca se hubieran imaginado cuando era joven, una elevación relacionada con el pueblo con la gente que refleje la acción de la estrella Aldebarán junto a la Luna en una de las zonas de alta intensidad es el caso siguiente, donde la Luna se encuentra junto a Aldebarán en la Casa VII, muy parecido al anterior caso, pero aquí no hay Doriforia, aunque Plutón y Neptuno acompañan por conjunción larga a la Luna.

Este es otro militar, pero argentino, que también participó en otro golpe de estado y formuló una nueva doctrina política muy parecida la del franquismo, una especie de socialismo elitista popular que aún sigue vigente y se llama peronismo.

Hay muchos personajes influidos por el “tirón” de esta estrella, comentaré alguno más para no cansar. Un caso en el que Aldebarán si sitúa sobre el Ascendente, y como siempre se trata de personas experimentan situaciones en la vida que los sitúan muy encima de lo que nadie hubiera imaginado en la primera etapa de su vida. Como es el caso de un Imán iraní que deambulaba por Paris en los años setenta y casi nadie la hacía caso.

Se trata del Ayatolá Jomeini quién tenía a la estrella Aldebarán situada encima de su Ascendente y sin duda desarrolló muy bien el significado de esta estrella que “otorga a la persona que lo posee el don de la elocuencia, firmeza de carácter, popularidad, coraje, ferocidad, integridad, tendencia a la sedición hasta alcanzar una posición de responsabilidad, logro de honores públicos….”

Otro caso menos violento pero también curioso de una persona que tiene a Aldebarán entre la Luna y Júpiter. Se trata de Monseñor Darío Castrillón un cardenal colombiano, candidato a Papa, que actualmente (principios del 2004,) es el jefe de la curia romana y que tiene esta conjunción en la Casa IX, la de los hombres religiosos y los maestros espirituales.

Este hombre, como los anteriores ha llegado mucho más lejos de lo que nadie, en su pueblo, cuando él era joven, hubiera podido imaginar.

Hay muchos otros personajes con esta conjunción que tienen esa popularidad y ese coraje que se relaciona con la estrella Aldebarán como es el caso de Davy Crocket que tiene a la Luna junto a la estrella. También hay personas con esa estrella sobre el Ascendente que tienen esa huella de algo que va más allá de lo que ellos pudieron haberse imaginado, como es el caso de Virginia Wolf.

Esta estrella, como las demás estrellas bebenias, es un punto astrológico que puede resultar muy activo en aquellas personas en las que se encuentre en lugares sensibles, este tipo de estrellas son factor a considerar pues pueden tener un peso considerable en la interpretación astrológica y también es interesantísimo recordar su fuerza en las técnicas de las direcciones primarias.

>> Fuente http://titoaldebaran.blogspot.com.ar/

Inspirate con Ser Azul, seguinos!

RSS
Facebook
Facebook
Instagram
Follow by Email