Category Archive

parto respetado

#PartoRespetado Ley 25929 por un Parto Humanizado vigente en Argentina
  • 15 mayo, 2018

#partorespetado A continuación figuran los derechos amparados por la ley vigente en Argentina sobre parto humanizado .

Derechos de padres e hijos durante el proceso de nacimiento

Promulgada el 25 de agosto de 2004, vigente desde el 21 de noviembre de 2004 en todo el territorio nacional.

ARTICULO 1º.-

La presente ley será de aplicación tanto al ámbito público como privado de la atención de la salud en el territorio de la Nación.
Las obras sociales regidas por leyes nacionales y las entidades de medicina prepaga deberán brindar obligatoriamente las prestaciones establecidas en esta ley, las que quedan incorporadas de pleno derecho al programa médico obligatorio.

ARTICULO 2º.-

Toda mujer, en relación con el embarazo, el trabajo de parto, el parto y el postparto, tiene los siguientes derechos:
a) A ser informada sobre las distintas intervenciones médicas que pudieren tener lugar durante esos procesos, de manera que pueda optar libremente cuando existieren diferentes alternativas.

b) A ser tratada con respeto, y de modo individual y personalizado que le garantice la intimidad durante todo el proceso asistencial y tenga en consideración sus pautas culturales.

c) A ser considerada, en su situación respecto del proceso de nacimiento, como persona sana, de modo que se facilite su participación como protagonista de su propio parto.

d) Al parto natural, respetuoso de los tiempos biológico y psicológico, evitando prácticas invasivas y suministro de medicación que no estén justificados por el estado de salud de la parturienta o de la persona por nacer.

e) A ser informada sobre la evolución de su parto, el estado de su hijo o hija y, en general, a que se le haga partícipe de las diferentes actuaciones de los profesionales.

f) A no ser sometida a ningún examen o intervención cuyo propósito sea de investigación, salvo consentimiento manifestado por escrito, bajo protocolo aprobado por el Comité de Bioética.

g) A estar acompañada por una persona de su confianza y elección durante el trabajo de parto, parto y postparto.

h) A tener a su lado a su hijo o hija durante la permanencia en el establecimiento sanitario, siempre que el recién nacido no requiera de cuidados especiales.

i) A ser informada, desde el embarazo, sobre los beneficios de la lactancia materna y recibir apoyo para amamantar.

j) A recibir asesoramiento e información sobre los cuidados de sí misma y del niño o niña.

k) A ser informada específicamente sobre los efectos adversos del tabaco, el alcohol y las drogas sobre el niño o niña y ella misma.

 

ARTICULO 3º.

Toda persona recién nacida tiene derecho:

a) A ser tratada en forma respetuosa y digna.

b) A su inequívoca identificación.

c) A no ser sometida a ningún examen o intervención cuyo propósito sea de investigación o docencia, salvo consentimiento manifestado por escrito de sus representantes legales, bajo protocolo aprobado por el Comité de Bioética.

d) A la internación conjunta con su madre en sala, y a que la misma sea lo más breve posible, teniendo en consideración su estado de salud y el de aquella.

e) A que sus padres reciban adecuado asesoramiento e información sobre los cuidados para su crecimiento y desarrollo, así como de su plan de vacunación.

 

ARTÍCULO 4º.-

El padre y la madre de la persona recién nacida en situación de riesgo tienen los siguientes derechos:

a) A recibir información comprensible, suficiente y continuada, en un ambiente adecuado, sobre el proceso o evolución de la salud de su hijo o hija, incluyendo diagnóstico, pronóstico y tratamiento.

b) A tener acceso continuado a su hijo o hija mientras la situación clínica lo permita, así como a participar en su atención y en la toma de decisiones relacionadas con su asistencia.

c) A prestar su consentimiento manifestado por escrito para cuantos exámenes o intervenciones se quiera someter al niño o niña con fines de investigación, bajo protocolo aprobado por el Comité de Bioética.

d) A que se facilite la lactancia materna de la persona recién nacida siempre que no incida desfavorablemente en su salud.

e) A recibir asesoramiento e información sobre los cuidados especiales del niño o niña.

ARTICULO 5º.-

Será autoridad de aplicación de la presente ley el Ministerio de Salud de la Nación en el ámbito de su competencia; y en las provincias y la Ciudad de Buenos Aires sus respectivas autoridades sanitarias.

ARTICULO 6º.-

El incumplimiento de las obligaciones emergentes de la presente ley por parte de las obras sociales y entidades de medicina prepaga, como así también el incumplimiento por parte de los profesionales de la salud y sus colaboradores, y de las instituciones en que estos presten servicios, será considerado falta grave a los fines sancionatorios, sin perjuicio de la responsabilidad civil o penal que pudiere corresponder.

ARTICULO 7º.-

La presente ley entrará en vigencia a los sesenta (60) días de su promulgación.

ARTICULO 8º.-

Comuníquese al Poder Ejecutivo.

DADA EN LA SALA DE SESIONES DEL CONGRESO ARGENTINO, EN BUENOS AIRES, A LOS VEINTICINCO DIAS DEL MES DE AGOSTO DEL AÑO DOS MIL CUATRO.

— REGISTRADA BAJO EL Nº 25.929 —

EDUARDO O. CAMAÑO. — MARCELO A. GUINLE. — Eduardo D. Rollano. — Juan Estrada.

#PartoRespetado No a la Violencia Obstétrica
  • 15 mayo, 2018

La violencia obstétrica: otra forma de violación a los derechos humanos
#PartoRespetado

Violencia obstétrica y derechos humanos

Desde hace más de tres décadas, una serie de conferencias internacionales realizadas en el marco del alcance de los derechos humanos -como la Convención Sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer (1979), la Declaración de Naciones Unidas sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer (1993) conjuntamente con la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer (1995) y la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres “Convención Belem De Pará” (1996)- han alertado sobre la importancia del respeto de los derechos sexuales y reproductivos, definiendo a la salud sexual y reproductiva como una parte inalienable, integral e indivisible de los derechos humanos universales.

No obstante los logros conseguidos a partir de estas iniciativas, las inequidades de género siguen afectando los servicios de salud reproductiva en gran parte del mundo.

La violencia obstétrica constituye también una violación a los Derechos Humanos, tanto como manifestación de la violencia de género contra las mujeres como desde el enfoque del derecho a la salud como un derecho humano (Villaverde, 2006).
El derecho a la salud está vinculado con el ejercicio de otros derechos humanos de los cuales también depende. No puede ser tomado como un derecho aislado.

En Argentina, uno de los avances más importantes logrados en relación con este problema fue la regulación legal de la violencia obstétrica dentro un marco jurídico. La primera ley nacional que se ocupa específicamente del problema de la violencia obstétrica –aunque aun sin ofrecer una definición de este fenómeno- es la Ley 25929, conocida también con el nombre de Ley de Parto Humanizado.

Esta ley, sancionada en el año 2004, establece en el artículo 2 una serie de derechos que las mujeres poseen en relación con su embarazo, trabajo de parto, parto y postparto:

a) A ser informada sobre las distintas intervenciones médicas que pudieren tener lugar durante esos procesos de manera que pueda optar libremente cuando existieren diferentes alternativas.
b) A ser tratada con respeto,  de modo individual y personalizado que le garantice la intimidad durante todo el proceso asistencial y tenga en consideración sus pautas culturales
c) A ser considerada como persona sana, de modo que se facilite su participación como protagonista de su propio parto.
d) Al parto natural, respetuoso de los tiempos biológicos y psicológico, evitando prácticas invasivas y suministro de medicación que no estén justificados por el estado de salud de la parturienta o de la persona por nacer.
e) A ser informada sobre la evolución de su parto, el estado de su hijo o hija y, en general, a que se le haga partícipe de las diferentes actuaciones de los profesionales.
f) A no ser sometida a ningún examen o intervención cuyo propósito sea de investigación, salvo consentimiento manifestado por escrito bajo protocolo aprobado por el Comité de Bioética”
(Ley 25929 – Art. 2)
>> leer mas 

Fuente Revista Redbioética/UNESCO, Año 4, 1 (7): 25-34, Enero – Junio 2013

 

 

A Nuestras Pequeñas Lunas
  • 9 enero, 2018

DARLE LA BIENVENIDA A LA PRIMERA MENSTRUACIÓN

lunas
Imagina que eres una niña de trece años.
Vamos a hacer un breve recorrido por diferentes culturas del mundo
para conocer algunas maneras de celebrar tu primera menstruación.

Imagina que eres una niña Apache.

El día que empiezas a menstruar, te sientes muy orgullosa porque sabes que todo el pueblo va a celebrarlo contigo.
Vas a la cabaña de tu madrina con una pluma de águila para darle la noticia.
Ella te va enseñar todo lo que necesitas saber para convertirte en mujer.

Primero vas a una cabaña especial, y te quedas sola durante un tiempo.
Haces un ayuno para limpiar tu cuerpo.
Cuando estás lista, tu madrina te explica que te ha bajado la regla porque ahora eres fértil y podrás tener tus propios hijos.
Te enseña muchas cosas sobre la menstruación, la fertilidad, la sexualidad, la contracepción y los rituales femeninos.

Mientras estás aprendiendo con ella, las mujeres te hacen un vestido especial.
Tu madrina te prepara para tu ceremonia, enseñándote un baile especial.
Por ultimo, hay una gran celebración con toda tu comunidad.
Recibes muchos regalos y bendiciones, y después, como “dadora de vida”, das tus bendiciones a la tribu.

Ahora vamos a la tribu Aiary, en Brasil.

Cuando anuncias la llegada de tu primera menstruación, toda tu familia y tus amigos se juntan contigo.
Tu madre corta simbólicamente tus trenzas de niña, y todos te piden un pelo para la buena suerte.
Durante un mes, hasta tu próxima menstruación, solo puedes comer pan y pescado, para purificar tu cuerpo y tu mente.
Al llegar tu segunda regla, tu padre se levanta al amanecer y canta una canción especial, invitando todo el pueblo a una fiesta donde puedes comer todo lo que quieras!

Continuamos nuestro viaje, cruzando el océano Atlántico.

Llegamos a Nigeria, a la tribu Tiv.

El día de tu primer período, tu comunidad te ve como dadora de fertilidad y portadora de buena suerte.
Caminas sobre todos los campos de tu pueblo, bendiciendo el suelo y propiciando una gran cosecha. Durante una ceremonia en tu honor recibes un tatuaje de fertilidad bajo tu ombligo.
A partir de ahora lo enseñas orgullosamente a todo el mundo, mostrando que ya no eres una niña.

Ahora cruzamos el Océano Índico y acabamos nuestro recorrido en Sri Lanka.
Aquí tomas un baño especial el día que llega tu primera regla.
Con ello dejas de ser niña y sales del baño como mujer joven.
Llevas un vestido blanco, el color de la iniciación.
Tu familia prepara una celebración en la que recibes muchos regalos y deseos para una vida feliz, sana y próspera.

Volvemos a la cultura occidental.
A través de varios grupos de mujeres de Inglaterra, Canadá, Estados Unidos y el Estado Español interesadas en redescubrir la mujer, hemos compartido nuestras primeras experiencias de la menstruación.
Salvo unos padres que abrieron una botella de cava, todo el mundo a nuestro alrededor respondió con una mezcla de vergüenza, secreto y trivialidad – cuanto menos se hablara de ello mejor, excepto para darte algunas toallitas sanitarias.

Sentimos una gran falta de información, y una gran falta de reconocimiento del cambio que estaba sucediendo dentro de nuestros cuerpos y emociones.
A la vez sentimos ilusión, curiosidad, excitación, orgullo, confusión, miedo, tristeza y pena.
Todas sabíamos intuitivamente que algo estaba muriendo —que de alguna manera era el fin de la infancia y se abría un mundo nuevo y desconocido.

En los momentos de transición en la vida, como el nacimiento y la muerte, los seres humanos siempre necesitamos reconocer y honrar estos cambios en un entorno social con algún tipo de rito.
En el caso de la primera menstruación, es un acontecimiento que en nuestra sociedad vivimos de una manera muy solitaria, sobre todo porque la menstruación en sí se ve como algo desagradable, inconveniente y que preferiríamos que no existiera.

El valor que asignamos a la primera menstruación está relacionado con el valor que nos asignamos como mujeres.
Siempre llevamos la memoria de esta experiencia con nosotras, e influye de una manera profunda sobre nuestra autoestima y nuestra salud.

Sophia Style

CIRCULO DE MUJERES ¿QUÉ SON?
  • 25 septiembre, 2017
  • 4 Comments

Encuentros que  conectan con las características sanadoras de la energía Femenina

Es un encuentro de mujeres de todas las edades, el único requisito es la participación respetuosa y comprometida.
En estos encuentros tradicionalmente potenciamos las características sanadoras de la energía femenina, activándola desde el trabajo personal, propagándola y elevándola con el trabajo grupal.
Expandiéndola a través de la sincronización lunar con el resto de los círculos manifestados en la Actual fase lunar alrededor del todo el planeta.

Circulos

Hay círculos de amigas por todas partes, cada vez que te juntas surge lo que se llama “potenciación” de nuestras cualidades y características.
Sabemos que una reunión de amigas puede sanar y aliviar heridas.También podemos estar haciendo arder en la hoguera a una hermana que no esta presente.

Las mujeres tenemos un carácter dual de creación y destrucción, ambas son excelentes aliadas siempre y cuando estemos conectadas con nuestra esencia.
Dentro del trabajo de mujeres en círculo se prioriza lograr una determinada frecuencia armónica.
Para que podamos potenciar todas nuestra energía de creación/destrucción desde un estado profundo de conexión interna, es por esto que le damos tanta importancia al trabajo con el cuerpo, la vos, el juego, a la meditación.

El respeto y el carácter ceremonial nos dan el marco que nos ayuda a trascender los límites impuestos por nuestra mente abriendo el corazón para dar y recibir en equilibrio.
Transitando experiencias físicas, espirituales y mentales generamos juntas frecuencias de sanación y anclaje de energías de luz.

Todo esto de se da en un ambiente de trabajo personal y grupal haciendo uso de conocimientos terapéuticos y artísticos contemporáneos.
Siempre integrados con actos ceremoniales y rituales de nuestras antepasadas de todo el mundo, sincronizando nuestros encuentros a través de la luna potenciamos nuestro trabajo con el trabajo de todas las mujeres reunidas en circulo alrededor del planeta.

Cada circulo funciona como canal de la Gran Diosa, a través de estos canales envía ayuda y energía a la Pachamama…

Para dar una Idea:

Comenzamos moviéndonos, tomando conciencia del chackra raíz, danzamos.
Exploramos nuestra expresión creativa a través de la danza individual y grupal, no hacen falta conocimientos previos.
Solo necesitas entregarte a jugar con la música, cada consigna se adapta a las posibilidades físicas de cada participante.
De a poco vamos llegando de a poco a la quietud, hasta llegar al piso donde, bien cómodas, nos relajamos por completo y llevamos adelante una visualización guiada.
Que es destinada a bajar las diosas y escuchar con el corazón sus mensajes.

Luego de la meditación nos reunimos en círculo, completamente conectadas todas con nuestro eje interno. De esta forma se abre el circulo de palabra donde comenzamos a conocernos y a compartir, manifestamos desde la improvisación musical y el canto la frecuencia de conexión lograda.
Nos reímos mucho, agradecemos y conocemos algo de las tradiciones femeninas.

Después cerramos el círculo y comemos comida sana y nutritiva y nos entregamos a charlar de lo que va surgiendo.

Esta es solo una de las tantas formas que puede tomar un círculo, hay algunos que priorizan la celebracion y el festejos.
Otros que priorizan el trabajo personal y grupal, otros la expresión a través del arte.

Algunos son gratuitos convocados y dirigidos por todas, otros son convocados y coordinados por un grupo y/o mujer particular y se solicita una colaboración sugerida, otros son netamente ceremoniales y altamente disciplinados (originarios).

Todos los círculos de mujeres tienen el mismo fin, anclar energía femenina de sanación a nuestra madre tierra, ayudar a que el proceso de purificación del planeta sea armónico y a que se restablezca el equilibrio natural entre la energía femenina y la masculina.

 

Moira Sollazzo

Terapeuta Holistica, Reikista, Gemoterapeuta
www.moirasollazzo.blogspot.com.ar

 

TEST | Violencia Obstétrica
  • 17 mayo, 2017

TEST
Marco Legal: Ley Nacional N°26485, Ley Nacional N°25929

Mientras estabas internada en la clínica u hospital, con contracciones de trabajo de parto,

1. ¿El personal de salud hacía comentarios irónicos, descalificadores o en tono de chiste acerca de tu comportamiento?

2. ¿Te trataron con sobrenombres (gorda) o diminutivos (gordita-mamita-hijita) como si fueras una niña incapaz de comprender los procesos por los cuales estás atravesando?

3. ¿Fuiste criticada por llorar o gritar de dolor, emoción, alegría durante el trabajo de parto y/o el parto?

4. ¿Te fue difícil o imposible preguntar o manifestar tus miedos o inquietudes porque no te respondían o lo hacían de mala manera?

5. ¿Se realizaron alguno o varios de los siguientes procedimientos médicos sin pedirte consentimiento o explicarte por qué eran necesarios?

Rasurado de genitales – Enema – Indicación de permanecer acostada todo el tiempo – Rotura artificial de bolsa – Administración de medicación o goteo para “apurar” el parto – Tactos vaginales reiterados y realizados por diferentes personas – Compresión del abdomen en el momento de los pujos – Episiotomía – Cesárea – Raspaje del útero sin anestesia

6. En el momento del parto, ¿te obligaron a permanecer acostada boca arriba aunque manifestaras tu incomodidad en esa posición?

7. ¿Fuiste obligada a quedarte en cama impidiéndote caminar o buscar posiciones según tus necesidades?

8. ¿Se te impidió estar acompañada por alguien de tu confianza?

9. ¿Se te impidió el contacto inmediato con tu hija/o recién nacido antes de que se lo llevara el neonatólogo para control? (acariciarlo, tenerlo en brazos, verle el sexo, hablarle, darle el pecho, etc.)

10. Después del parto, ¿sentiste que no habías estado a la altura de lo que se esperaba de ti (que no habías «colaborado»)?

11. ¿Podrías decir que la experiencia de la atención en el parto te hizo sentir vulnerable, culpable o insegura?

SI LA RESPUESTA A CUALQUIERA DE ESTAS PREGUNTAS ES SÍ, FUISTE VICTIMA DE VIOLENCIA OBSTÉTRICA.

Argentina
>> Cómo realizar una denuncia si fuiste víctima de maltrato en el proceso del pre-parto, parto o post-parto.
Podés llamar a los siguientes números:  [si habéis sufrido violencia obstétrica]

Ministerio de Salud de la Nación – DDSSRR: 0800-222-3444
Dirección Nacional de Maternidad e Infancia: 011–4383-8656
Dirección General de la Mujer del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires: 0800-666-8537

Elaborar tu plan de parto o plan de nacimiento
  • 20 junio, 2016

Elaborar un Plan de Parto nos hace pensar en todas las posibilidades
que pueden darse durante el nacimiento de nuestro bebé y
con ello muchas veces surge la necesidad de informarnos más.

embarz

Tratándose del nacimiento de nuestros hijos todos y todas quisiéramos tener las mejores condiciones y trato en la atención que vamos a recibir; que nuestros deseos, ideas, tiempos y necesidades fueran cuidadas y respetadas por todas las personas que nos atienden, acompañan y rodean durante nuestro parto, sin embargo; no siempre es así…

¿Cómo podemos comunicar nuestra voluntad, preferencias, ideas y deseos a las personas que nos van a atender y acompañar durante el nacimiento de nuestro bebé?, ¿Cómo podemos asegurar que no exista duda respecto a lo que queremos durante nuestro parto?

Existe una herramienta en forma de documento en el que las mujeres pueden expresar y plasmar sus necesidades, preferencias, deseos y expectativas para su parto y que sirve para facilitar la comunicación tanto con el personal profesional que proporciona cuidados de salud a la mamá y a su bebé, como con su pareja y con cualquier otro acompañante que asista al parto: Doula, matrona, etc.
Este documento es el “Plan de Parto” o “Plan de Nacimiento” y es un medio para asegurar que las personas distintas a la madre conozcan y entiendan lo que ella desea para ese momento único y evitar que durante el propio parto se expresen esos deseos por primera vez y se corra el riesgo de no ser escuchada o atendida conforme a sus expectativas.

El Plan de Parto resulta un resumen de las condiciones que la mamá espera tener durante el nacimiento de su bebé y se recomienda tenerlo por escrito.
Puede redactarse en cualquier momento durante el embarazo, pero es recomendable hacerlo durante la etapa final del embarazo, cuando ya he identificado de manera más específica lo que deseo, lo que me gustaría y también he descartado lo que no quiero vivir durante el nacimiento de mi bebé.
El Plan de Parto es un documento que puede evolucionar o modificarse conforme pasa el tiempo durante mi embarazo y que debo entregar a mi médico y a mis acompañantes en el parto antes de que éste suceda.

Cuando decido tener un Plan de Parto, es importante comunicarlo a mi médico, explicarle mi razón para hacerlo y la importancia de que él o ella lo conozca, lo entienda y lo respete e incluso, lo comparta con el personal auxiliar que lo va a asistir en el nacimiento de mi bebé.

¿Qué debe contener el Plan de Parto?

Además de ciertos datos generales como tu nombre, el de tu pareja, la fecha probable de parto, datos de salud importantes durante el embarazo y algunos antecedentes generales que quieras compartir sobre tu historia clínica, se sugiere que incluya la lista de tus preferencias al menos sobre los siguientes puntos:

  • Acompañamiento
    (quién deseas que esté contigo: pareja, madre, amiga, doula, otros hijos, etc.). 
  • Si deseas que el parto inicie naturalmente o sea inducido y de qué manera.
  • Si deseas libertad para comer e hidratarte durante tu trabajo de parto.
  • Tipo de parto que deseas (en agua, en silla de partos, etc).
  • El ambiente que deseas para el lugar del nacimiento
    (música, tipo de iluminación, etc).
  • Si deseas tener libertad de movimiento
    (caminar, bailar, etc).
  • Auxiliares en el manejo del dolor
    (masaje, aromaterapia, uso de pelota, etc).
  • Uso o no de analgesias médicas.
  • Posiciones que prefieres durante el trabajo de parto y en el parto mismo
    (vertical, cuclillas, etc) .
  • En caso de sea necesaria cualquier intervención médica imprevista que te sea informado previamente.
  • Que te gustaría en relación con el corte del cordón umbilical (tiempos) y deseas algo respecto a la sangre o células madre.
  • Cuáles de tus preferencias se pueden respetar en caso de ser necesaria una cesárea.
  • Que te gustaría respecto al contacto y vínculo con tu recién nacido: amamantar inmediatamente, lactancia materna exclusiva, cuando tener al bebé contigo: piel con piel, alojamiento conjunto, etc.

Tus preferencias sobre los cuidados al recién nacido: vacunas y estudios, aplicación de vitaminas, baño del bebé.
Existen muchos modelos de Plan de Parto disponibles en Internet, puedes consultar con tu médico si maneja algún formato particular u optar pedir uno a tu doula, los modelos son una guía que te pueden servir para redactar el tuyo.

El Plan de nacimiento es una guía para las personas alrededor de la madre que va a parir y sus lineamientos se pueden cambiar por la mamá en cualquier momento.
Elaborar un Plan de Parto nos hace pensar en todas las posibilidades que pueden darse durante el nacimiento de nuestro bebé y con ello muchas veces surge la necesidad de informarnos más sobre ciertas intervenciones de manera que nuestras decisiones sean informadas y no se tomen al azar.

Es importante que sepas que el Plan de Parto es la referencia de tus expectativas y deseos, pero que en caso de emergencia existe la posibilidad de que no se puedan considerar algunos o todos sus puntos.

Así, el Plan de Parto resulta una responsabilidad para la mamá, porque nos toca a las mujeres informarnos sobre las mejores condiciones de nacimiento y cuidados para nosotras y para nuestro recién nacido, nos toca entender que somos nosotras las primeras responsables de cuidar y proteger la ecología de nuestro embarazo, de preservar la naturaleza de nuestro parto y con ello asegurar nuestras mejores posibilidades de salud y recuperación para nosotras y para nuestros bebés y convertirnos en defensoras y protagonistas de partos respetados. Con esta consciencia, se cuida también la intimidad y la magia de tener un bebé, porque al informarnos nos empoderamos y nos ponemos al frente de nuestro parto, sin perder de vista que el parto pertenece a la sexualidad femenina y que por ello debe ser tratado con delicadeza, respeto y armonía.

Twitter de Karla Lara: @KarlaDoula

Fuente: Elaborar tu plan de parto o plan de nacimiento| MAMÁ NATURAL.

Inspirate con Ser Azul, seguinos!

RSS
Facebook
Facebook
Instagram
Follow by Email