fbpx
Category Archive

psicologia

Un crimen llamado educación dirigido por Jürgen Klaric
  • 3 diciembre, 2017

La educación es el factor más importante en el desarrollo de la sociedad.
Sin embargo, en los últimos años el currículo y el ambiente de las escuelas han afectado negativamente el desarrollo del estudiante, la autoestima, el presente y el futuro de nuestros niños, estudiantes y profesionales. Aunque hay muchos desafíos negativos, hay personas sorprendentes descubriendo nuevas formas de educar correctamente. Al no cambiar no nos estamos comprometiendo…

PARTE 1
Visitamos 14 países, de los cuales cuatro tenían los mejores sistemas educativos del mundo, incluyendo a Finlandia, Singapur, Corea del Sur y Estados Unidos.
Otros de los países que visitamos fueron Bolivia, Colombia y México.
Descubrimos que aunque los países del primer mundo tienen una mejor educación, no se preocupan por el estado emocional de los estudiantes que se deteriora y conduce al alcoholismo y al suicidio. Independientemente del estado económico de un país, el bullying sigue siendo un problema y como resultado de que los educadores no pueden combatir esta cuestión, más de 350.000 estudiantes se suicidan anualmente.

PARTE 2
Entrevistamos a los mejores neurocientíficos y expertos en educación para recabar opiniones sobre la mejor manera de arreglar la estructura educativa de nuestro sistema escolar para las generaciones futuras.

PARTE 3
Mostramos a las mejores personas y escuelas que están haciendo cosas increíbles para inspirar a nuestros niños, jóvenes y futuros profesionales.
Mostramos la forma correcta y posible de la educación.
Si requieres más información escribe al correo sandrac@jurgenklaric.com

 

Jürgen Klaric es profesor, escritor, e investigador estadounidense en neuromarketing y neuro-innovación.

www.jurgenklaric.com/

Abrazarse y tomarse de las manos… romántico y terapéutico!
  • 13 noviembre, 2017

Aunque lo sabiamos ahora un estudio publicado en la revista científica Psychological Science explica que tomar la mano a su pareja o  ver una fotografía de ellos, reduce la reacción de dolor físico, especialmente en el caso de las mujeres, pues el estudio se baso en ellas.
El llevar la foto de un ser querido podría usarse como anestésico para el dolor físico.

En el experimento a las jóvenes se les hacía una leve quemadura, y las molestias solían ser menos cuando miraban una foto de su pareja, a diferencia de ver algún otro objeto.

Igualmente, si estas mujeres tomaban de la mano a su pareja, el efecto del dolor se veía reducido, a diferencia de cuando tomaron de la mano a un desconocido. Con esto el estudio, destaca la importancia de las relaciones sociales y de mantenerse socialmente conectado.

Los resultados, fueron producto de experimentar con 25 jóvenes voluntarias, y se considera que estos resultados podrían tener aplicaciones en el parto, donde la presencia del padre podría reducir el dolor de la madre. El estudio también podría explicar el porque una madre siente comodidad al recibir el beso de un hijo.

 

Abrazarse o tomarse de las manos hace que disminuya la presión arterial o baje el ritmo cardíaco de una persona
hasta para aliviar el dolor inmune de algún padecimiento. El simple contacto directo con alguien que se sienta cercano a nosotros hace que nos sintamos menos ansiosos y mucho más felices; así lo demostró el profesor de psicología de la universidad de Virginia, James Coan.
El psicólogo  afirmó que no sólo el roce de manos con cualquier persona hace que alguien alivie algún dolor o molestia producido por alguna enfermedad, sino que es mucho más efectivo este método si se realiza con la pareja que se encuentre actualmente.

Tal parece que un grupo de mujeres que eran sometidas a resonancias magnéticas, salían del procedimiento con alguna molestia o con estrés, y estas eran acompañadas por sus respectivas parejas; el análisis determinó que, cuando la relación entre ambos era realmente buena, el efecto del método de abrazarse o tomarse las manos era mucho más efectivo, y por ende, era más eficaz al ayudar a desaparecer el estrés y la tensión que les provocaba ir a hacerse las resonancias magnéticas funcionales.
Así mismo, se demostró que otro tipo de acciones realizadas con la pareja como caminar juntos tomados de la mano, abrazarse, hacerse cosquillas, acurrucarse juntos, y dar largos masajes sobre todo el cuerpo, brindan el mismo efecto sobre las personas, otorgándoles relajación y felicidad que hacen que se fortalezca mucho más el vínculo con la persona a la cual ama.De tal manera, se invitó a grupo de parejas que intentaran realizar estas actividades, la mayoría de ellos escogió hacer masajes durante unos 40 minutos, el resultado de esto fue que se mejoró considerablemente los niveles de estrés, y la presión arterial de la persona que estaba siendo masajeada disminuyó.

SANACION DE NUESTRO LINAJE FEMENINO
  • 8 noviembre, 2017

LAS MUJERES DE MI CASA, SANACIÓN DE NUESTRO LINAJE FEMENINO

“La salud de la mujer es el terreno sobre el que crece toda la humanidad.
Mejorar la salud de una mujer fertiliza y aprovisiona el terreno para todos, hombres, mujeres, niños, animales, plantas y el propio planeta.  El vínculo madre- hija, en toda su belleza, dolor y complejidad, forma el cimiento mismo del estado de salud de una mujer.
Esta relación primordial deja su huella en todas y cada una de nuestras células para toda la vida

mujeres
Las mujeres, como los hombres, nos creamos en el útero de nuestra madre.
Bebemos sus emociones, sentimos todo aquello que acontece en su cuerpo, mente y espíritu.
Es nuestro universo durante nueve lunas y constituye nuestra esencial referencia de la vida humana.
En el caso de las mujeres, nuestros úteros son creados en el útero de nuestra madre y en él se imprimirán sus emociones básicas acerca de la feminidad. Así, en su útero, se albergan también aquellas de nuestra abuela y, si seguimos esta espiral, caeremos en la cuenta de que en este útero de creación y recreación, nuestro Templo Sagrado (útero), está construido sobre los pilares de todas las mujeres de nuestro linaje matrilineal.

El legado

El legado de todas estas mujeres hasta nosotras (o hasta nuestras hijas) está impreso en nuestro cuerpo, en concreto en nuestros genitales, nuestros órganos sexuales, nuestros senos y nuestro abdomen.
Tener conciencia de esto nos ayuda a entender el porqué de tantos dolores “inexplicables”, de tanta ira contenida y de tantas lágrimas sordas anudadas en nuestra garganta.

Las mujeres de nuestra casa sufrieron miles de abusos, desde la imagen de pecadora que tuvieron que aceptar “gracias a” la Iglesia Católica hasta la reclusión “recomendada” en los fogones.
Nuestras ancestras fueron niñas, fueron mujeres, fueron hijas, fueron madres como hoy lo somos nosotras. Sus miedos y sus contentos eran similares a los nuestros.
Ellas tuvieron sus sueños cumplidos y sus sueños frustrados.
Fueron algo más que cuidadoras, aunque ahora apenas lo recordemos.
Tuvieron inquietudes y necesidades de brillar como las que hoy sólo confesamos ante el espejo o una mano amiga.

Una mujer a la que podía admirar.

Leyendo el libro de Madres e Hijas de la Dra. Northrup pude poner palabras a lo que tantas veces había sentido hacía mi madre y hacia mi abuela. Esa necesidad de verlas como mujeres, sin el lazo específico de la sangre familiar sino con el lazo universal que nos une a las mujeres en manada.
Llorando encontré que en el seno de mi madre residía una mujer llena de poder.
Una mujer a la que podía admirar.
El reflejo de la Diosa, que tantas veces ilustré con dibujos prestados, estaba ahí y era real.
Todos estos años la buscaba y hasta que no bajé la espada del reproche y abracé nuestras sombras no pude ver el verdadero rostro de la mujer en la que me crié y acuné.

Ancestras.

Mi madre también es hija, como lo es mi abuela y todas mis ancestras.
Todas tenemos en común nuestra Fuente de Origen y sólo cuando pude llegar hasta ella entendí los misterios más inciertos y oscuros de mi. Comprendí que muchos no eran míos, supe que tantos otros no eran de mi madre y así fui deshilando la manta de los recuerdos, hasta llegar a Ellas.
Las mujeres del pasado se manifiestan en nosotras a través de los pálpitos de nuestro útero.

Esta Sagrada Vasija contiene las aguas de todas las emociones, suyas y nuestras. Hemos de sentirla sin miedo para poder elegir qué es lo que queremos quedarnos y qué queremos desechar.
Ellas nos acompañan desde la luz si así se lo pedimos.
Simplemente hemos de nombrarlas con solemnidad, con el corazón y los brazos abiertos pidiendo su presencia y ayuda.

Reconociendo el linaje

Reconociendo el linaje de sangre lunar. Os invito a invocarlas. Así lo hago yo desde las profundidades de mi Ser:
En este caminar soy Erika, hija de Ana Rosa, hija de Lucila, hija de Eleuteria, hija de Pascuala, hija y nieta de las mujeres valientes que me precedieron.
A vosotras, abuelas, os invoco desde el Amor, buscando la Sabiduría que reside en vuestro legado.
Con estas palabras reconozco su labor aún perenne en esta Tierra, pues ellas viven en mi sangre.
Porque decido honrarlas, las nombro. Porque decido liberarme de aquello que no quiero, las nombro.
Ellas son la fuerza que impulsa cada una de mis acciones y la Savia de mi cuerpo.
De todas y cada una, una sonrisa y cientos de lágrimas recorriendo mi cara y  el regazo acogedor.
De cada una de las mujeres de mi casa llevo la luz y la sombra.
Son cientos y a todas ellas muestro mi veneración, porque del linaje de mis mujeres vine a este cuerpo, a esta familia en concreto.
Como hija y nieta de tantas, decido caminar hacia las profundidades de sus úteros para encontrar el origen de la angustia y ponerle fin.

Siento que no estamos completas hasta el día en que tomamos aire y nos aventuramos a bucear en las profundidades de nuestro linaje femenino.
El momento en el que nos reconocemos únicas es el momento en el que honramos aquello de lo que formamos parte.
Sólo cuando pude sentirme cómoda y reconfortada en los brazos de mi madre, pude dar el paso hacia mi propio universo. Hasta entonces había sido una niña perdida, buscando la aprobación de una mujer que no sabía si amar u odiar. Fuera como fuera nunca tuve elección, sabía que hiciera lo que hiciera, siempre la amaría. Pese a todo lo que me dolía reconocerlo, era cierto.
Mi universo fue esa mujer y como nuestra Madre Tierra, por mucho que trates de ignorarla ella siempre te sostiene. Quizás no es como esperas, pero Ella es el mundo que necesitas para aprender lo que has de aprender. Cuando comienzas a amar tus tifones, cuando entiendes tus cataratas, llegas a encontrarla hermosa. La miras y te reconoces en ella.
Entonces sabes que sois Una, tal y como fuisteis hace años.

El Laberinto Mágico

Hemos de aventurarnos a recorrer este laberinto mágico que nos conduce a la Fuente.
Nuestro primer pasadizo es nuestro cuerpo y de ahí se abren las puertas hacia las mujeres de nuestra casa. Pasamos a través de nuestro útero al útero materno y de allí al útero de nuestras ancestras.
De una a otra tomamos conciencia de quiénes somos en realidad.
Cada una descubrimos nuestros misterios y os aseguro, hermanas, que todos son bellos, sea cual sea su forma.
Para avanzar, no sólo hemos de comprender, sino también honrar nuestro origen.
Gracias a Ellas palpitamos. Sólo Nosotras podemos elegir cómo.

 

Erika Irusta Rodríguez
Mujer, hija, doula, pedagoga especializada en energía femenina y sanación de Lo Sagrado Femenino
http://www.elcaminorubi.com

CIRCULO DE MUJERES ¿QUÉ SON?
  • 25 septiembre, 2017
  • 4 Comments

Encuentros que  conectan con las características sanadoras de la energía Femenina

Es un encuentro de mujeres de todas las edades, el único requisito es la participación respetuosa y comprometida.
En estos encuentros tradicionalmente potenciamos las características sanadoras de la energía femenina, activándola desde el trabajo personal, propagándola y elevándola con el trabajo grupal.
Expandiéndola a través de la sincronización lunar con el resto de los círculos manifestados en la Actual fase lunar alrededor del todo el planeta.

Circulos

Hay círculos de amigas por todas partes, cada vez que te juntas surge lo que se llama “potenciación” de nuestras cualidades y características.
Sabemos que una reunión de amigas puede sanar y aliviar heridas.También podemos estar haciendo arder en la hoguera a una hermana que no esta presente.

Las mujeres tenemos un carácter dual de creación y destrucción, ambas son excelentes aliadas siempre y cuando estemos conectadas con nuestra esencia.
Dentro del trabajo de mujeres en círculo se prioriza lograr una determinada frecuencia armónica.
Para que podamos potenciar todas nuestra energía de creación/destrucción desde un estado profundo de conexión interna, es por esto que le damos tanta importancia al trabajo con el cuerpo, la vos, el juego, a la meditación.

El respeto y el carácter ceremonial nos dan el marco que nos ayuda a trascender los límites impuestos por nuestra mente abriendo el corazón para dar y recibir en equilibrio.
Transitando experiencias físicas, espirituales y mentales generamos juntas frecuencias de sanación y anclaje de energías de luz.

Todo esto de se da en un ambiente de trabajo personal y grupal haciendo uso de conocimientos terapéuticos y artísticos contemporáneos.
Siempre integrados con actos ceremoniales y rituales de nuestras antepasadas de todo el mundo, sincronizando nuestros encuentros a través de la luna potenciamos nuestro trabajo con el trabajo de todas las mujeres reunidas en circulo alrededor del planeta.

Cada circulo funciona como canal de la Gran Diosa, a través de estos canales envía ayuda y energía a la Pachamama…

Para dar una Idea:

Comenzamos moviéndonos, tomando conciencia del chackra raíz, danzamos.
Exploramos nuestra expresión creativa a través de la danza individual y grupal, no hacen falta conocimientos previos.
Solo necesitas entregarte a jugar con la música, cada consigna se adapta a las posibilidades físicas de cada participante.
De a poco vamos llegando de a poco a la quietud, hasta llegar al piso donde, bien cómodas, nos relajamos por completo y llevamos adelante una visualización guiada.
Que es destinada a bajar las diosas y escuchar con el corazón sus mensajes.

Luego de la meditación nos reunimos en círculo, completamente conectadas todas con nuestro eje interno. De esta forma se abre el circulo de palabra donde comenzamos a conocernos y a compartir, manifestamos desde la improvisación musical y el canto la frecuencia de conexión lograda.
Nos reímos mucho, agradecemos y conocemos algo de las tradiciones femeninas.

Después cerramos el círculo y comemos comida sana y nutritiva y nos entregamos a charlar de lo que va surgiendo.

Esta es solo una de las tantas formas que puede tomar un círculo, hay algunos que priorizan la celebracion y el festejos.
Otros que priorizan el trabajo personal y grupal, otros la expresión a través del arte.

Algunos son gratuitos convocados y dirigidos por todas, otros son convocados y coordinados por un grupo y/o mujer particular y se solicita una colaboración sugerida, otros son netamente ceremoniales y altamente disciplinados (originarios).

Todos los círculos de mujeres tienen el mismo fin, anclar energía femenina de sanación a nuestra madre tierra, ayudar a que el proceso de purificación del planeta sea armónico y a que se restablezca el equilibrio natural entre la energía femenina y la masculina.

 

Moira Sollazzo

Terapeuta Holistica, Reikista, Gemoterapeuta
www.moirasollazzo.blogspot.com.ar

 

Los dias ordinarios
  • 14 septiembre, 2017

Si crees que la vida en familia que tienes ahora, la tendrás para siempre, tal vez debas prestar atención a los días comunes, esos que comienzan con cereal y terminan viendo películas.

sb10065747ao-001

 

Entre ellos están los días en que mis hijos jugaban con el perro, comían helado por los cachetes y se mecían en los columpios.
Tardes con manguera y lodo, que los chiquillos terminaban en mi cama, en aquellas noches de cine familiar.
Cuando mi primer retoño lloró en la puerta del kinder, pensé que siempre lloraría al separarse de mí.
Pero todo sucede por etapas y a su tiempo.
Entonces los problemas nos parecían enormes; las alergias, el partido perdido, peces y hamsters que morían uno tras otro.
Pero en general, el mundo en que vivíamos y la familia que construimos, hizo sentir que la infancia era sólida y duradera.

Lo más bello de esa etapa fue mecerlos en mi regazo oliendo a talco y a cabello recién lavado.
El beso y la bendición antes de dormir. Dejarlos en su recámara por tan poquito tiempo, por que siempre amanecían en la nuestra.
Me preocupaba que si no les leía un cuento antes de dormir, no los motivaría a leer y me entristecía si discutían por el turno del juego como si fueran a pelear por el resto de sus vidas.

Todas las etapas llegan a su fin. La pelota deja de volar por el jardín. Los juegos de mesa se llenan de polvo.
Regalas la bañera de plástico y ahora esperas horas a que salgan de la regadera.

La puerta de la recámara que siempre estuvo abierta, de pronto un día: se cierra.
Un día al cruzar la calle estiras tu brazo para alcanzar la manita que siempre estuvo ahí para agarrar la tuya y tu chico de trece años camina un par de pasos atrás, pretendiendo no conocerte.
Has entrado a un nuevo territorio llamado adolescencia y no conoces el piso en donde estas parada.
El hijo que cargaste y cuidaste se ha transformado en un sujeto jorobado sobre una computadora.
Te preguntas si lo estás haciendo bien, pues ya no hay marcha atrás.
Te preguntas si podrás sobrellevar el resto del día sin discutir y acabas agotada recordando aquellos días que parecían eternos y se han esfumado.

Las advertencias y consecuencias ya no funcionan. Las charlas de sobremesa ya no existen.
Haces lo que puedes, como puedes: llenas el refrigerador, chofereas, negocias permisos, supervisas, asistes a las citas de calificaciones, dejas de asistir a los partidos e ignoras la recámara que parece haber sido bombardeada.

Te piden otra vez dinero. Tratas de no hacer muchas preguntas. Tratas de obtener todas las respuestas.
Vuelves a llenar el refrigerador. Compras pizzas. Te asomas por el balcón a ver la fiesta. Aprendes a textear con ellos.
Aprendes a rezar por ellos. Tus noches de sueño ahora son noches de alerta.
Te haces experta en leer entre líneas, en interpretar miradas, en determinar olores.

Te dice «qiubo ma» y de pronto estas de frente a una verdad que sabías desde hace tiempo y te negabas a enfrentar.
Ahora el joven no necesita, ni que le prepares leche, ni que le cierres la chaqueta: necesita tu confianza.

Te recuerdas a ti misma, que habrá que dejarlos ir y practicas el arte de vivir el presente.
Saboreas cada minuto que tienes, aquí y ahora, cenando con tu familia y diciendo buenas noches en persona.

Das el beso en la mejilla y la bendición en la frente, aunque parezca que ya no les gusta.

No podemos cambiar el crecimiento de nuestros hijos, pero podemos cambiar nuestra actitud ante ello.
En vez de decir lo que deberían corregir, piensas en lo superado y logrado por cada uno, por que en cualquier momento vas a estar abrazando a tu pequeño de 1.80 metros de estatura y lo harás de puntitas para decirle al oído que lo extrañarás mientras hace su maestría en otro continente.

El torbellino de los cajones azotados y los ganchos caídos buscando una sudadera al son de la música estridente, se han ido ya.
La casa tiene una nueva clase de silencio. El galón de leche se vuelve agrio. Por fín sobra una rebanada de pastel para tí, pero ya no tienes apetito.
Nadie te pide que lo lleves a ningún lado.

Entonces miro a mi esposo, sentado en la mesa del antecomedor, que de pronto se hizo muy grande para dos y me pregunto cómo es que todo pasó tan de prisa. Mis libreros están llenos de álbum con veinte años de fotos: piñatas, premios, partidos y navidades.
Sin embargo, los recuerdos que más deseo atesorar y los que desearía volver a vivir son los momentos que nadie pensó en fotografiar; esos ratos que pasaban a diario entre la cocina y el cuarto de tele. Desayunar cereal en pijamas y acurrucarnos a ver una película al final del día.

Me tomó mucho tiempo percatarme, pero definitivamente lo aseguro, que el más maravilloso regalo que me ha dado mi familia, el que compone mi más grande tesoro, es el regalo de esos preciosos y perfectos días ordinarios.

Extraído del Libro  en The gift of an ordinary day de Katrina Kenison

TUVIMOS MUCHAS VIDAS…
  • 5 octubre, 2016

La Terapia de Vidas Pasadas es una técnica psicoterapéutica transpersonal que utiliza la Regresión de la memoria
como herramienta para acceder al material inconciente que se encuentra en nuestros registros álmicos.

page34_1a
Como dice Brian Weiss en uno de sus últimos libros, tuvimos varios cuerpos, pero es una misma Alma, la que va evolucionando y adquiriendo valores y virtudes, a lo largo de las distintas experiencias.
Uno de los beneficios de la TVP (Terapia de Vidas Pasadas), es la pérdida del miedo a la muerte, ya que al trabajar con las regresiones, el paciente toma conciencia de que ese momento, es simplemente un tránsito, un paso hacia la otra vida, donde en general se experimenta mucha Paz y Felicidad, al reencontrarse con el Mundo de las Almas.
El trabajo en las sesiones individuales consiste en ir al origen del trauma o problema que aqueja a la persona que consulta.
Al poder acceder al momento donde se origina el síntoma, se libera esa energía emocional que había quedado allí atrapada, en ese tiempo y lugar.
Como para el Alma el tiempo no existe, es decir, todo es presente, si hablamos de una situación pasada, en realidad es un ¨pasado presente¨, que se activa cada vez que se desata ese dolor.
Un trabajo muy interesante surge también en los Talleres Vivenciales de Regresión, donde si bien es grupal el trabajo es individual, ya que cada uno tiene su propia experiencia que luego lleva registrada en sus cuadernos.
Allí se trabaja la Planificación del Alma, es decir, lo que surge de ese Espacio entre Vidas, en donde el Alma programa su próxima encarnación, eligiendo desde el lugar donde encarnará, los padres que tendrá, su pareja, hijos, como asi también las cualidades y aptitudes que deberá desarrollar.
Esto permite un descubrimiento de nosotros mismos sabiendo que es aquello que vinimos a realizar a esta vida, como así también los vínculos kármicos que arrastramos del pasado.
Pensemos en nuestra vida actual, cuantas veces atravesamos situaciones traumáticas (la pérdida de un ser querido, la separación de nuestros padres, alguna traición amorosa, y cientos de otros episodios), uno solo de ellos es suficiente, si es que no se ha resuelto convenientemente, para quedarnos detenidos allí, y bloquear nuestra energía.
A su vez distintas enfermedades y síntomas como: depresión, crisis de angustia, fobias, miedos, ataques de pánico, inseguridad, insatisfacción, bloqueos emocionales, problemas de relación, etc, pueden tener su origen en otras vidas, y a través de la TVP podremos traerlo a la luz, para poder sanar.
Hoy en dia a través de la TVP podemos no solo desligarnos de nuestros dolores, sino también descubrir quienes somos, de donde venimos y por que estamos aquí.

Lic. Silvia N. Sirito
Psicóloga- Terapeuta de Regresión
www.terapiadevidaspasadas.blogspot.com

error

Inspirate con Ser Azul, seguinos!