Category Archive

reiki

#DiaDeLaTierra | El Poder Curativo de los Árboles
  • 19 abril, 2018

.

Los Maestros taoístas advirtieron que los árboles son plantas sumamente poderosas.

 

No solo absorben dióxido de carbono para transformarlo en oxígeno, sino que también absorbe en fuerzas negativas y las transforman en energía sana.
Los árboles están muy bien arraigados en la tierra y, cuanto más enraizado el árbol, más arriba se extiende.
Los árboles permanecen de pie muy quietos y absorben la Energía de la Tierra y la Fuerza Universal de los Cielos.
Los árboles y todas las plantas tienen la capacidad de absorber la luz de las energías y transformarlas en alimento; de hecho, dependen de la luz para casi toda su alimentación en tanto que el agua y los minerales del suelo constituyen alrededor del 30 por 100 de su ingesta nutritiva. Tienen una vida muy larga.

 

 

 

 

 

 

El árbol, sanador y amigo

 

Los árboles son las plantas de la Tierra más grandes y evolucionadas en el plano espiritual.
Meditan en todo momento y la energía sutil es su lenguaje natural.
A medida que su dominio de este lenguaje aumente, podrá comenzar a entablar una relación con ellos.
Le ayudaran a abrir los canales de energía y a cultivar la calma, la presencia y la vitalidad.
Usted, a su vez, puede ayudarles con sus bloqueos y zonas debilitadas. Es una  relación mutuamente beneficiosa que precisa ser cultivada.

 

Elección de un árbol con el que trabajar

 

A lo largo de la historia, los seres humanos
usaron todas las partes del árbol como remedio para curar.
Los mejores árboles para sanar son los grandes, en especial los pinos.
Los pinos irradian energía Chi, nutren la sangre, fortalecen los sistemas nerviosos y contribuyen a prolongar la vida. También alimentan el alma y el espíritu.

Los pinos son los “Arboles Inmortales”.
La poesía y la pintura china antiguas están llenas de admiración por los pinos.
Si bien los pinos son a menudo la mejor elección, se pueden usar muchos otros árboles o plantas.
Los más grandes son los que contienen más energía. Entre los más poderosos se encuentran los árboles que crecen junto al agua corriente. Algunos son más cálidos o fríos que otros.
Practique distinguir las diversas propiedades de los diferentes árboles.

  1. Los Cipreses y los Cedros reducen el calor y nutren la energía Yin.
  2. Los Sauces ayudan a eliminar los vientos malsanos, a liberar la humedad excesiva del cuerpo, a reducir la alta tensión sanguínea y a fortalecer el aparato urinario y la vejiga.
  3. Los Olmos tranquilizan la mente y fortalecen el estómago.
  4. Los Arces persiguen a los vientos malsanos y ayudan a mitigar el dolor.
  5. Las Acacias blancas ayudan a eliminar el calor interno y a equilibrar la temperatura del corazón.
  6. Las Higueras de Bengala limpian el corazón y ayudan a eliminar la humedad del cuerpo.
  7. Los Canelos eliminan el frío del corazón y del abdomen.
  8. Los Abetos ayudan a eliminar cardenales, a reducir la hinchazón y a curar los huesos rotos más rápido.
  9. Los Espinos ayudan en la digestión, fortalecen los intestinos y reducen la tensión sanguínea.
  10. Los Abedules ayudan a eliminar el calor y la humedad del cuerpo y a desintoxicarlo.
  11. Los Ciruelos nutren el bazo, el estómago, el páncreas y tranquilizan I a mente.
  12. Las Higueras eliminan el exceso de calor del cuerpo, aumentan la saliva, nutren el bazo y ayudan a detener la diarrea.
  13. Los Ginkgos ayudan a fortalecer la vejiga y alivian los problemas urinarios de las mujeres.

No es necesario internarse demasiado en el bosque para buscar un árbol apropiado con el que trabajar.
Los árboles que están acostumbrados a tener personas alrededor comprenden nuestra energía y en realidad son más accesibles y amigables que los que están lejos en el bosque.
Los parques de las ciudades y los patios suburbanos están llenos de árboles poderosos y accesibles, a quienes les encantaría tener relaciones más cercanas con los humanos que dominan su medio.

Existe un determinado límite de tamaño de los arboles más accesibles a los seres humanos.
Si el árbol es demasiado pequeño, no tiene la suficiente energía para impresionarle.
Si es demasiado grande, el problema es el contrario, es decir que precisará más tiempo para que le interesen los árboles grandes.
Como fuente de energía sanadora, lo mejor es elegir un árbol grande y robusto dentro de la escala de tamaños accesibles. Para la interacción con humor, lo conveniente es escoger un árbol entre pequeño y mediano.
Si bien no es necesario trepar al árbol para establecer una relación, así se abre de veras un mundo completamente nuevo. Trepe con suavidad y cuidado para no dañarlo.

 

Establecer Comunión con un Árbol

Existen determinados métodos para acercarse, interactuar y alejarse de un árbol.
Siguiendo unos pasos específicos puede crear un rito de comunión en silencio que tanto usted como el árbol puedan comprender y así aumentar el potencial de la interacción armoniosa.
Los pasos provienen de la observación del curso natural de los acontecimientos en la comunión de la energía sutil y valen para la comunión con casi cualquier cosa: árbol, roca, ser humano o animal, si vieras los siguientes pasos corresponden específicamente a los árboles.
En primer lugar, cada árbol, al igual que cada persona, tiene una personalidad, anhelos y vida propia.

Los árboles difieren ampliamente en su gusto por el contacto humano.
Algunos son muy generosos y quieren dar toda la energía que absorben.
Otros son débiles o están enfermos y precisan su energía reparadora.
Algunos son simplemente almas amigables que disfrutan de la compañía del hombre.
Otros son bastante indiferentes a los hombres. Puede aprender y crecer trabajando con todos ellos.
Intente ser abierto y respetuoso en lugar de presionarlos para que sirvan a sus propósitos.
De esta manera, los árboles le proporcionaran algo más que otra fuente de energía Chi: amistad, expresión humorística y amor.
Los árboles aculan en una escala temporal más extensa que los seres humanos.
Puede contribuir a cerrar esta brecha regresando una y otra vez al mismo árbol para que se establezca una relación.

Visítelo en forma periódica para que el árbol sepa cuando irá y pueda esperarlo.
Es probable que perciba con toda claridad que el árbol realmente lo extraña cuando desaparece durante un tiempo más prolongado que el habitual.
La comunión espiritual con los árboles, de to das las actividades humanas, es la que más se asemeja a la unión sexual. Como tal, debería haber un toque de sensualidad y de ternura.
No siempre tiene que manejar la situación. Permítase relajarse y fundirse en la comunión.
Deje que el árbol lo conduzca hacia las maravillas de su vida interior.
Trabajar con árboles de este modo puede ayudar a descargar la frustración sexual.
Es probable que descubra que algunas de las prácticas presentadas aquí se pueden adaptar fácilmente para usar en el acto sexual.

Absorba energía Chi Yin con las palmas para compensar la energía Yang (Figura 2.29)

El mejor momento del día para practicar con un árbol es durante la mañana hasta el mediodía.

  1. Asuma una posturaPóngase de pie o siéntese dos o tres metros delante del árbol.
  2. Abrace a un árbol. Relájese y céntrese. Sienta como sus límites se desdibujan. Permítase ser más perceptivo y de alguna manera vulnerable, preparado para comunicarse con el árbol. Sienta cómo su campo energético se abre como una flor sin emitir ni absorber energía, solo se abre y está disponible (Figura 2.30)

De la bienvenidaExtienda los brazos y exponga la palma de las manos al árbol.
Extienda su energía hacia el árbol en actitud amistosa de “ofrenda”.
Cuando el árbol responda extendiendo su energía hacia usted, acéptela, inspire para llevarla dentro del cuerpo con una actitud de “bienvenida”.
Use la mente y los ojos de la siguiente manera: Con la parte inferior de los ojos, concéntrese en la punta de la nariz. Con la parte superior de los ojos, mire las palmas y el árbol.

Deje que su intuición lo guíe mientras responde otra vez al árbol con otro gesto de “ofrenda”.
Realice varios de estos intercambios. Tómese el tiempo y sienta lo que sucede.
Absorba la energía Chi con la palma izquierda, la mente y la parte superior de los ojos.

  1. Lectura Paralela. Permanezca centrado en sí mismo, sin aproximarse ni retroceder, y observe la relación sutil que hay entre el árbol y usted. Use la concentración contemplativa para abstraerse en su conexión con el árbol sin intentar de manera activa cambiar o analizar lo que ocurre. No intente profundi­zar ni disminuir la comunión. Controle la propia energía y observe el árbol mientras este controla su energía y lo observa. Esto se conoce como Lectura Paralela. Este estado neutral puede producirse varias veces durante una sesión en niveles de intimidad profundos y no tantos.
  2. Atraerse y mantenerse unidos. Deje que el campo energético entre el árbol y usted se intensifique, se espese y contraiga para acercarlos y mantenerlos unidos. Puede que haya movimiento físico o no. La sensación es que los dos se envuelven en un capullo de energía a la vez que exponen sus corazones cada vez más al otro. Por Último, se estrechan en un abrazo.

Este acercamiento a menudo sucede de manera espontánea a medida que la ofrenda y la bienvenida se intensifican hasta convertirse en circular y compartir o a medida que este circular y compartir se profundizan cada vez más.

Como con todas las prácticas del Tao Sanador, es necesario que entrene la vista y la mente para mover y guiar la energía Chi. Esto le ayudará también a ejercitarse para reconocer y ser consciente de la calidad de la energía del árbol. Sienta la energía del árbol cuan do entra en el cuerpo. Cuando la envía al árbol, combínela con la Energía del Plano Humano (Partícula Cósmica). Sienta como ha mejorado la energía que regresa a usted desde el árbol: es fresca y sanadora. Observe asimismo como la calidad de la energía cambia después de nueve, 18, 24 y 36 ciclos.

Mueva la parte superior de los ojos para guiar la energía Chi lentamente por el interior (lado Yin) del brazo izquierdo para hacerla subir por hombro izquierdo, el lado izquierdo del cuello, la oreja izquierda hasta la coronilla. Desde aquí, haga descender la energía Chi por el lado derecho a la parte posterior de la oreja derecha, el lado derecho del cuello, el hombro derecho, el interior del brazo derecho hasta la palma de la mano derecha. Proyecte la energía Chi hacia afuera, hágala entrar en el tronco del árbol.
Absórbala una vez más en un círculo (el Circulo Energético Yin): 36 ciclos para los hombres y 24 ciclos para las mujeres.

Extiéndase a un nivel más profundo. Ahora comience a intercambiar energía con el árbol en un nivel más profundo. Compartir con el árbol en un nivel más profundo significa comunicar una parte determinada de su cuerpo con una parte determinada del cuerpo del árbol y respirar la energía de uno a otro.
Hacer circular significa ahora guiar la energía por un conducto que pasa por ambos cuerpos y regresa a su punto de partida. Puede guiar la energía Chi como en el punto anterior.
Finalmente descubrirá que hay varios esquemas diferentes posibles.
Inspirar y retener para no terminar en forma brusca.

Inspirar y retener es muy importante pues así evita absorber más energía del árbol de la que puede usar sin llegar al desequilibrio. También evita drenar demasiada energía de un árbol pequeño o débil o dejar demasiada de su energía negativa sin procesar en ese árbol.
Además, sella las conexiones que hizo con el árbol para que la energía no se escape al aire una vez que se haya ido. Todo esto contribuye a una meditación estéticamente completa y demuestra respeto por el árbol.
Cuando sienta que ya es suficiente y quiera comenzar a regresar al estado de conciencia normal o a un nivel de comunión menos profundo, intente hacerlo de manera lenta y gradual para no alterar la belleza de lo que ha compartido. Sentirá que poco a poco regresa a usted mismo, puede separar la energía que le pertenece de la energía del alto y establecer nuevamente el límite entre los dos.

Cabe advertir a esta altura que si después de haber sanado siente todavía mucha energía en las manos, cierre el punto de la coronilla para sellarlo a fin de que su energía sanadora no siga fluyendo hacia afuera.
A los árboles les gusta mucho a comunicación con el hombre y es probable que deba esperar mucho tiempo hasta que el árbol le diga que se vaya.

  1. Debe desviar la atención poco a poco del contacto con el árbol y concentrarse más en su persona.
  2. Al hacerlo, mucha de la energía compartida entrara en su cuerpo, entonces “empuje hacia atrás” la corriente de energía del árbol para evitar que entre, a la vez que permite que su energía humana regrese.
  3. Luego, cuando sus polaridades se inviertan, deje que la energía del árbol regrese a él pero mantenga su energía consciente dentro del cuerpo.
  4. Después de algunos intercambios, el árbol comprenderá su intención y comenzara a cooperar. En unos pocos minutos habrá regresado por completo a su cuerpo y estará preparado para el cierre.
  5. Para librarse de un esquema de circulación poderoso, concentre la atención poco a poco en la región umbilical, el lugar donde finalizar la meditación. A medida que la energía se acumula allí, deje que cualquier exceso de energía fluya dentro del árbol.
  6. Si el árbol intenta proporcionarle energía desde otro punto, rechace este flujo de la manera descrita más atrás.

A la larga el esquema cesara y podrá compartir la energía con el árbol en el punto escogido.
Ahora puede separar la energía que le pertenece de la del árbol, para finalizar la retirada.

Cuando la comunión con el árbol es muy intensa, es probable que deba “alejarse demasiado lejos” para retirarse de una sola vez. En cambio, después de inspirar y retener en forma parcial, continúe haciendo circular y compartiendo pero de modo no tan intenso. Poco a poco, después de repetir varias veces estos pasos, volverá por completo a usted mismo.

  1. Cierre. Siempre termine con un cierre. El cierre es un gesto preciso y de alguna manera abrupto que rompe la conexión, asegura cualquier curación que se haya realizado e imparte un sentimiento de buena voluntad, todo esto en uno o dos segundos. El cierre puede ser un movimiento, un sonido o simplemen­te un cambio en el campo de energía sutil, como aplaudir con las manos o asentir con la cabeza.
    Un movimiento suave del purio en arco hacia arriba que termina con un leve puñetazo hacia abajo es muy eficaz. Los sonidos “Ah” y “Amen” que se utilizan para terminar las plegarias también son ejemplos de gestos de cierre, como darse la mano con fuerza o un pequeño apretón al final de un abrazo.
    Además de estos gestos de cierre, despídase con la mano o dele un beso rápido al tronco para terminar el cierre.

Las secciones 7), 8) y 9) se usan para intensificar, aligerar y terminar los ejercicios que se explican a continuación y se pueden usar en cualquier momento para terminar la comunicación con el árbol escogido.

 Absorba la energía Yang con los dedos para compensar la energía Yin


  1. Póngase de pie a unos dos o tres metros delante del árbol. Acérquese al árbol lenta y suavemente. Sienta como el campo energético  que lo rodea se vuelve espeso como la miel.
  2. Estire los brazos hacia el árbol con las Palmas mirando hacia el tronco y los dedos extendidos.
  3. Mientras se acomoda lentamente para estar más cerca del árbol, menos “miel” lo separa de las energías brillantes que se encuentran en su corazón.
  4. De igual modo, su resplandor se revela al árbol.
  5. Al mismo tiempo, la energía parecida a la miel que lo rodea actúa como
  6. Cuando llega al árbol y lo envuelve en un gran abrazo, las energías radiantes de ambos se unen y es probable que durante unos instantes se pierda en la dicha de la unión.
  7. Después de establecer contacto de este modo, tal vez sea preciso que se quede quieto durante un rato hasta que las otras conexiones más profundas entre usted y el árbol se estabilicen y simplifiquen. Pronto se encontrara en el estado de lectura paralela descrito anteriormente, a partir del cual tiara circular y compartirá la energía.
  8. Sienta primero la energía del árbol. Cuando sienta la energía Chi del árbol, concéntrese en la punta de la nariz con la mente, la vista y la parte inferior de los ojos. La parte superior de los ojos miran hacia las yemas de los dedos y el árbol.
  9. Absorba la energía Chi con los dedos de la mano izquierda, la mente y la parte superior de los ojos.
  10. Mueva poco a poco la parte superior de los ojos para guiar la energía Chi hacia arriba por el exterior (lado Yang) del brazo izquierdo, el hombro izquierdo, el lado izquierdo del cuello, la oreja izquierda y la coronilla. Lleve la energía hacia abajo por el lado derecho comenzando por la parte posterior de la oreja derecha, el lado derecho del cuello, el hombro derecho y el exterior del brazo derecho hasta la palma y los dedos de la mano derecha. Proyecte la energía hacia afuera desde los dedos, combínela con la Energía de la Partícula Cósmica y guíela dentro del tronco. Absórbala otra vez en un círculo. Los hombres repiten el ciclo 36 veces; las mujeres, 24 veces (Véase Figura 2.30).

Si desea terminar la experiencia en este momento después, siga las instrucciones de la sección a), puntos 7), 8) y 9) para intensificar, aligerar y romper por Ultimo su conexión con el árbol.

El Circulo de Energía Yang le ayudara a volverse más sensible al dolor agudo y más superficial, así como a la energía de los Órganos Yang (intestinos delgado y grueso, vesícula biliar, vejiga y estomago).

Absorba la energía Chi del árbol con las palmas; el lado Yin

  1. Siéntese o póngase de pie a unos dos o tres metros delante de un árbol.
  2. Extienda los brazos hacia el árbol con las palmas mirando el tronco (Figura 2.31).
    Sienta primero la energía del árbol. Cuando sienta la energía Chi del árbol, absórbala con la mente, los ojos y las palmas por medio de estas Últimas.
    Lleve la energía Chi hacia arriba por el interior (los lados Yin) de ambos brazos hacia los hombros, ambos lados del cuello, las orejas izquierda y derecha y la coronilla. Desde la coronilla lleve la energía hacia abajo por el Canal Funcional hasta la mitad de la ceja, la garganta, el corazón, el plexo solar, el ombligo y el caldero detrás del ombligo.
  3. Siga llevando la energía hacia abajo desde el caldero hasta el perineo, las plantas de los pies y luego aproximadamente hacia tres metros dentro del suelo.
  4. Lleve la energía hacia arriba hasta las raíces del árbol, luego dentro del tronco. Sienta como su energía fluye por el árbol, luego emerge del tronco y entra en su palma. Repita el ciclo nueve, 18, 24 6 36 veces.
  5. Practique enviar su energía por el tronco desde la palma de la mano derecha, a través del árbol, a la palma de la mano izquierda y desde la palma izquierda, a través del árbol, a la palma derecha. Los hombres deberían practicar durante 36 ciclos; las mujeres durante 24.
  6. Trate de distinguir las distintas partes del árbol. Comience por la parte superior del tronco.
    Envíe su energía dentro del árbol y sienta  como reverbera. Arrodíllese lentamente para practicar con la parte inferior del tronco. Luego practique con las raíces. Sienta e intercambie la fuerza con el árbol.

Absorba la energía Chi del árbol por la coronilla

  1. Póngase de pie a unos dos o tres metros delante de un árbol con los brazos al costado del cuerpo. Sienta el aura del árbol (Figura 2.32).
  2. Si no la siente, puede acercarse un poco más.
  3. Cuando sienta el aura del árbol, absorba la energía por la coronilla. La energía equilibrada del árbol es suave y tiene un efecto sanador muy poderoso.
  4. Absorba la energía del árbol por la coronilla y déjela circular hacia abajo por los Canales Impulsores o por el Canal Funcional hasta el perineo y después hasta ambos pies. Exhale la energía por las plantas de los pies dentro de la tierra. Lleve la energía desde el suelo a las raíces y luego hacia arriba por el tronco.
  5. Sienta cómo absorbe la Energía de la Tierra y la del árbol (Figura 2.33) y corno éstas purifican su energía y eliminan la energía malsana o negativa. Cuando sienta que brota desde el tronco, absorba la Energía del Plano Humano (Partícula Cósmica) y regrese la energía a la coronilla. Sentirá que las energías combinadas nutren el cerebro, las glándulas y los Órganos. Repita el proceso nueve, 18 6 36 veces.

 

Compartir con el árbol desde el corazón.

En este modelo, la energía del árbol fluye a través de los brazos y el centro del corazón. Puede usarlo para limpiar los brazos del sanador de la energía enferma que se haya acumulado durante el trabajo, o simplemente para abrir el corazón.

  1. Adopte cualquier postura cómoda en la que pueda alcanzar una rama sin esforzarse.
  2. Alargue un brazo hasta que pueda tocar el árbol con la palma o la punta de los dedos. Sienta la energía vital bajo la corteza y haga contacto con ella, dando un cierto tiempo para que el contacto se desarrolle.
  3. Al cabo de un tiempo sentirá que comienza a compartir, como si un aura suave se transmitiera en ambas direcciones entre su mano y el árbol.
  4. Amplié el proceso gradualmente hasta que se encuentre inhalando y exhalando energía a lo largo de todo el brazo, desde el centro de su corazón al árbol y viceversa. Permita que este flujo mutuo se prolongue por un rato.
  5. Ahora incluya el otro brazo. Puede apoyarlo en la misma rama, cerca de la otra mano, o puede apoyarlo en otra rama.
  6. Permita que la energía del árbol fluya a lo largo de un brazo, se mezcle con su propia energía en el centro del corazón y fluya por el otro brazo. Cada poco invierta la dirección del flujo en un brazo o en los dos.
  7. Para una experiencia más profunda, intente extender el flujo desde el corazón hasta el ombligo, dejándolo correr desde el árbol al corazón, de allí al ombligo y luego retornar.
  8. ¡ dónde va la energía después de salir de sus manos y entrar en el árbol?
    Si sigue su recorrido con la mente, comenzará a descubrir algo más respecto a la sutil anatomía del árbol.
  9. Puede que descubra aéreas bloqueadas o congestionado sobre las que puede trabajar haciendo circular la energía de una mano a la otra. Sienta la respuesta del árbol hacia estos esfuerzos y permita que le guíe su intuición.


Absorber la Energía de la Tierra

 

  1. Genere calor en su ombligo y lleve la energía hacia la coronilla.
  2. Proyecte la energía Chi hacia el exterior hasta la cima del tronco del árbol.
    Entre en el árbol y sienta que establece una conexión con el.
  3. Durante este proceso puede pararse a cierta distancia del árbol (entre tres y diez metros).
    A medida que progrese en esta práctica podrá proyectar su energía hacia el árbol con facilidad desde una distancia mayor. Permita que el árbol absorba la energía enferma o negativa.
    La energía que retorne a usted estará en equilibrio.
  4. Permita que su energía fluya tronco abajo hasta alcanzar las raíces e introducirse en la tierra
    (Figura 2.34).

Deje que la Energía de la Tierra purifique su propia energía. Absorba esta energía combinada a través de las plantas de los pies, subiendo hasta el perineo y luego ascendiendo a través de los Canales Impulsores o a través del Canal Gobernante que corre a lo largo de la espina dorsal. Permita que la energía fluya hasta la coronilla y proyéctela una vez más hacia el exterior. Repita el proceso nueve, dieciocho o treinta y seis veces.

Cuantas más veces se repita el procedimiento, tanto más se refinara o incrementara la energía. Notar que los Canales Impulsores y la Orbita Microcósmica se tornan más claros y brillantes. Una vez que haya establecido una buena conexi6n con el árbol, podrá enviar su energía enferma hacia el árbol a distancia, para refinar su propia energía o mejorar su estado de salud.

Meditar mientras se esta sentado bajo un árbol

Una vez que haya desarrollado su capacidad de sentir la energía Chi del árbol, podrá sentarse bajo el árbol a meditar. Absorba la energía del árbol a través de las estaciones (puntos) de la Orbita Microcósmica (Figura 2.35)

 

*Todo lo escrito aquí sobre el Tao está extraído de los libros de Mantak Chia y Maneewan Chia

¿Qué es el Reiki?
  • 15 agosto, 2017

 

Por Rosana Garcia Torrelles

El Reiki es un sistema japonés de sanación holístico (que apunta al cuerpo, la mente y el espíritu)   a través de la imposición de manos canalizando la energía del universo.

Mikao Usui, (1865-1926, Japón), funda el Usui Reiki Ryoho Gakkai en 1922 con el miras de transmitir el llamado Anshin Ritsumei o “estado de paz interior absoluto”, que es la preparación previa al realizar una imposición de manos. Para un maestro, el fin último de esta práctica,  es el estado máximo de elevación o Satori, que lleva a: “el despertar a la iluminación duradera”.

La energía de vida Ki

Los dos signos japoneses son correctos, ambos expresan la palabra “Reiki” que significan energía Vital Universal y están compuestos por dos palabras:

  • Rei: significa universal e inagotable.
  • Ki: significa energía.

Rei Ki: es la energía que fluye en todo e inunda todo lo que existe en este Universo.

Esta energía será nombrada en forma distinta de acuerdo de la creencia de cada ser, por ejemplo, para los chinos se denomina Chi, para los hindúes Prana, para los cristianos Espíritu Santo, para los kaúmas será Maná.
Para filósofos vendrá del griego la palabra “neuma” con el significado de Espíritu, soplo o respiración.
Para los seguidores de Wilhelm Reich es el Orgón.

El Reiki por lo tanto no es una religión ni una creencia. El Reiki es una forma de vida que se basa en la idea de canalizar esa energía como fuerza benefactora y ordenadora.

Entonces podemos decir que el Reiki es energía que abarca todo lo que existe, existió y va a existir. Aliento vital, inmutable y preexistente,  emanado por la creación de la Divinidad, siempre expansiva.

Ese aliento que impulsa con fuerza a la vida y tiene el poder de ordenarse en un ritmo continuo, para el mayor bien.

El Ki es el esencial alimento cósmico.

Ser Canal de Reiki

Al dejar fluir la energía de Reiki a través de nuestro cuerpo con convertimos en canales de Reiki. Atrayendo y amplificando: salud, integridad y armonía.

Dado que la energía Reiki es inteligente se activara en el cuerpo en el marco que uno necesite sanar, ya sea el aspecto físico, el mental y/o el espiritual. Pudiendo autosanarnos o aplicarlo a otros los seres vivos, aun a distancia.

Reiki es un “Do” (en japonés) o Tao (en chino), significa: “camino infinito del aprendiz de un arte”, o sea que Reiki es un camino y una filosofía de vida, un estado de conciencia con alta vibración porque Reiki es AMOR.

Una vez que comenzamos a transitar por este sendero enfocarnos en vivir en el presente, respirando  el  Aquí y Ahora y sin volver atrás.

Cuando un maestro abre el canal mediante el ritual de iniciación, la persona se convierte en canal de Reiki para toda la vida, aun sin hacer ejercicio de la práctica  a diario, la transmutación energética luego del aprendizaje e iniciación en el método, es permanente a lo largo de toda la existencia. Por ello el Reiki es ilimitado.

Beneficios y aplicaciones de Reiki

La fuerza de Reiki incurre directamente en el equilibrio de los cuerpos inferiores; por ello su aplicación directa se da en el cuerpo físico, o en el cuerpo vital o etérico, y sus beneficios redundan en esos cuerpos y también en el cuerpo emocional y cuerpo mental, alcanzándolos con sus bondades de manera holística.

En el cuerpo físico: Beneficia directamente al plano físico sanando dolencias de enfermedades y mejorando la calidad de vida.

  • Promueve el equilibrio bioquímico del cuerpo
  • Armoniza las alteraciones biofísicas
  • Activa o estimula las glándulas, reactivando el buen funcionamiento del sistema endocrino
  • Ayuda a alcanzar metas materiales
  • Calma dolencias

En el cuerpo etérico: Restablece la circulación de energías estancadas, bloqueadas o débiles, a causa de traumas, malestares emocionales, mentales etc.

  • Activa o estimula los siete chakras
  • Elimina parásitos energéticos
  • Limpia el canal de energía
  • Protege el cuerpo etérico de energías negativas

En el cuerpo emocional: Restituye el orden psicológico de sentimientos mal elaborados oportunamente y que a menudo, se han instaurado como creencias destructivas.

  • Brinda equilibrio psico emocional
  • Quita el estrés
  • Elimina malos hábitos y conductas
  • transmuta sentimientos y emociones negativos, como miedos, fobias y ansiedad
  • Mejora o repara con sapiencia los vínculos entre personas
  • Ayuda a diferenciar con tranquilidad  las relaciones interpersonales

En el cuerpo mental: Actúa en  el  cuerpo  mental  inferior,  que  es literalmente una proyección del pensamiento. Por medio del estado de contemplación, reflexión o meditación, activa o pasivamente, cada persona se desenvuelve de una manera más sana, pacifica, reflexiva, amorosa, compasiva y sabia.

  • Produce el reencuentro con la naturalidad del Ser
  • Acerca a la sabiduría del Yo Real
  • Logra el crecimiento y paz interior
  • Desencadena de apetencias materiales
  • Mejora todos los aspectos de la vida
  • Reiki cambia la vida

Sanar con Reiki

El método de Reiki de sanación es el más simple, natural y efectivo de todos ya que solo se basa en transferir la energía Vital Universal con las manos.

Además el Reiki es un sistema sencillo de aprender y que esta al alcance de todos, incluso de los niños pequeños.

Siempre la recuperación con Reiki es una auto sanación, es decir, nadie externo al Ser puede sanar si el receptor no está abierto a su propio cambio de estado. Su restablecimiento depende pura y exclusivamente de su propio potencial, no depende del reikista, de fe ni de creencias.

La relación que se establece entre consultante y reikista es siempre una creación conjunta. Si se observa la aplicación de la Ley del Espejo o la Ley de atracción, cuando llega alguien a hacer una consulta que necesita energía Reiki, se puede notar que seguramente quien más lo necesite es el reikista. Y allí esta, justo delante de si, la mejor oportunidad de sanarse y sanar.

Más allá de los cuestionamientos, hay que  aceptar la circunstancia y dejarse llevar por la pureza de la energía que se presenta.

Alcances del Reiki

Las sesiones de Reiki se dan en aproximadamente 45 minutos, ayudan a lograr un extremo bienestar y relajación, pero nunca el Reiki es sustituto de un diagnostico o tratamiento médico.

Es importante expresar, que los reikistas no están capacitados para evaluar una situación médica, nunca prescriben tratamientos, ni sustancias, y jamás interfieren con un tratamiento de un profesional médico, por eso Reiki si se quiere, será solo un complemento a cualquier otra terapia, jamás es unaalternativa externa de una terapéutica ortodoxa. Es por eso que Reiki se circunscribe a un ámbito abstracto y muy elevado, y su alcance estará dado por  las limitaciones mentales que se le impongan.

 

>>continuar Lectura en www.luzaura.blogspot.com.ar

Los Tres Tesoros Japoneses
  • 1 julio, 2017

¿Que son los Haras?
En japonés Hara significa vientre y alude al lugar central donde yace la fuerza física y espiritual del cuerpo físico donde se encuentra el tesoro que vibra en la energía vital de cada ser.

Actualmente, la globalización tecnológica hizo posible que se conozcan diferentes filosofías provenientes de las culturas más antiguas del planeta.

Es así que nos llega información de innumerables técnicas de autoconocimiento para la  elevación espiritual.

De esta forma ha llegado a occidente, el conocimiento del hinduismo y de sus entrañas sale el vasto saber a acerca del manejo energético de los chakras (palabra sánscrita que quiere decir “rueda”).

Estas ruedas de energía pertenecientes al cuerpo sutil del ser humano, es decir al cuerpo más cercano y que interpenetra al cuerpo físico, son verdaderas usinas de fuerzas, que; para los hindúes son una cantidad de siete los chakras mayores.

Por estos siete portales con forma de conos huracanados, son los espacios por los cuales se alternan impulsos entre en interior y el exterior del ser.

A través de esta expansión e intercambio cultural hace echar de ver que dentro de la técnica japonesa de Reiki, se registran solo tres centros energéticos importantes en el cuerpo sutil, es decir que no se considera el sistema completo de siete chakras hindúes  (aunque es sabido que existe indudablemente).

Por lo tanto, solo en tres items del pensamiento japonés, coinciden con sus análogos hindúes.

Ahora bien, en estos espacios interdimensionales de los dos cuerpos inferiores del ser humano, la energía tiene movimiento, se expande, contrae, disgrega, merma, se almacena, se contamina, etc. Es decir, la energía de estos puntos es extremadamente susceptible a los cambios internos y externos.

Consecuentemente cualquier situación anómala, se puede transmutar con la correcta aplicación de un ejercicio de la técnica de Reiki.

Pero para eso hay que conocer que es un hara.

Los tres haras.

En japonés hara significa vientre y alude al lugar central donde yace la fuerza física y espiritual del cuerpo físico de las personas, y es el supraespacio donde se encuentra el tesoro que vibra en la energía vital de cada ser.

Normalmente se lo relaciona con un solo punto: el del vientre u ombligo, pero existen otros dos puntos muy importantes que conforman el recorrido de la expansión interna de la energía ki. Esta línea que se forma a lo largo del tronco del cuerpo físico, conecta a la madre tierra con el padre cielo.

Sintéticamente puede hacerse una correlación entre los chakras y los haras, a saber:

  1. El segundo centro energético, conocido en el hinduismo como chakra plexo-sacro o svadhishthana (que significa: “la base de uno mismo”), en Japón se es el hara inferior y se ubica por delante: un par de dedos por debajo del ombligo, y por detrás: entre la segunda y la tercera vértebra lumbar.

Se conoce esta zona dentro de todas las artes marciales como el karate, el taichichuan, también en el yoga y el zazen como el tan tien,  que quiere decir “mar de la energía”.

Este es el punto de transformación y acumulación de energía más relevante de las disciplinas de la tradición oriental.

Es el lugar donde se  genera, ingresa, transforma y almacena la energía ki original o energía prenatal, y por donde se escapa la energía ki de la vida al final de los días de una persona.

El hara está compuesto por llamado kikai tandem u océano de energía y el koshi o centro de gravedad,  y por la energía o ki.

Por eso es que los japoneses llaman a menudo ki kai tandem al hara.

Su color de onda es el naranja.

Está relacionado con el pasado. Su armonía conecta con el instinto de supervivencia y el propio reconocimiento y la autovaloración. Simboliza las raíces, y el origen y el final de la vida. Reconecta con la fuente de energía original en todos los estadios de los ciclos menores y mayores.

  1. El cuarto centro energético del hinduismo o chakra cardíaco, es en sanscrito el anahata (su traducción seria “el intacto”), y en Japón es el hara medio o central, se ubica en el corazón.

Su color vibra en verde.

Está relacionado con el presente. El amor incondicional, amabilidad amorosa.

Es el espacio del aquí y ahora que es el único tiempo que existe.

  1. El sexto centro energético del hinduismo o chakra del tercer ojo, es el ajna (significa en sanscrito “centro de mando”), y para la tradición japonesa se es el hara superior que se encuentra en la frente.

Se irradia en color violeta.

Está relacionado con el futuro. El porvenir.

Su equilibrio conecta con la visión interna, la intuición, las capacidades psíquicas, la concentración, la profundización de las dimensiones espirituales, etc.

 

Profundizar en el manejo energético entre los tres haras promueve las maneras de estabilizar los cuerpos energéticos, que se esté libre de padecimientos en el cuerpo físico, y alcanzar altos grados de conciencia que acercan a la iluminación o estado de satori.

Namasté, mi alma saluda a tu alma.

 

Por Rosana Garcia Torrelles
Analista de Sistemas – Maestra de Reiki Usui -Deeksha Giver Oneness -Practitioner de Flores de Bach -Facilitadora en Registros Akáshikos -Especialista en Astromedicina, Numerología y Tarot.
luzaura.blogspot.com.ar

 

 

 

Reiki en embarazadas
  • 17 abril, 2015

reikiem
La Organización Mundial de la Salud (OMS) es el organismo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que se dedica a gestionar las políticas de prevención, promoción e intervención en salud a nivel mundial.
Fue fundada el 7 de abril de 1948, posee su Sede en Ginebra, Suiza, y está constituida actualmente por 193 Estados Miembros, abarcando a todos los Estados Miembros de la ONU.
Reiki es avalado por la Organización Mundial De La Salud, desde 1995, tiempos en los que su Director General era el Sr, H. Nakajima de Japón, mandato que sostuvo desde 1988 a 1998.
Reiki está enmarcado, entonces, en de lo que la OMS declara como Medicina Tradicional (MT) y más puntualmente dentro de las Terapias Espirituales o terapias sin medicación, como en el caso de la acupuntura, las terapias manuales.
Por lo que es muy recomendable para las mujeres en etapa de gestación.
Ya que Reiki es puro amor, nada mejor para una mujer que recibirlo durante la maravillosa etapa del embarazo, el parto y aun antes de la concepción.
La energía de Reiki se nutre del aliento vital de la Divinidad, es por eso que es totalmente compatible con la gestación de un ser, con la conexión y el vínculo entre madre e hijo y la manifestación del deseo consiente de tenerlo.
Las sesiones de esta terapia holística, ya sean impartidas por un reikista o de manera personal a modo de autoreiki, brindan un estado de relajación, calma, seguridad, felicidad, gratitud, y un profundo amor incondicional que se hace expansible.
Reiki es un faro que guía y acompaña en cada momento de una mujer con deseos de ser madre.

Antes de la concepción:
• Otorga libertad holística.
• Une con la energía creadora de la Pachamama, Gaia o la Madre Tierra.
• Estimula la fertilidad.
• Pone en contacto con la energía de vida más pura.
• Cocrea la autoaceptación de ser expresión creadora de la Divinidad.
Durante la gestación:
• Ayuda a manejar esta etapa con tolerancia y de manera eficiente.
• Colabora con el buen descanso.
• Transmuta los sentimientos de inseguridad, miedo, ansiedad, tensión.
• Relaciona a la madre con él bebe.
• Refuerza la serenidad para afrontar el parto.

En el post-parto:
• Solidifica los instintos maternos y los vínculos afectivos.
• Estimula el entusiasmo por la nutrición.
• Renueva a la mujer su frente a su nueva realidad.
• Incentiva la capacidad de re-nacer en sí misma.
• Restablece el equilibrio en los cuerpos físico, mental y emocional.

Un buen ejercicio de Reiki que colabora con la relajación de la madre en todos los momentos del desarrollo del bebe, y más aún en el momento del parto es la siguiente técnica japonesa de respiración llamada Chakra Kassei Kokyu Ho, que sirve para la reactivación de los chakras a través de la respiración y la meditación.
El objetivo es hacer circular la energía para purificar el cuerpo físico.

Para comenzar, establecerse en un lugar cómodo y respirar de manera tranquila a un ritmo pausado dentro de la normalidad de cada persona.
1) Inhalar por la nariz imaginando que el aire entra por el centro raíz o Muladara Chakra (se ubica entre la vagina y el ano), llevar el aire hasta el centro del corazón o Anajata Chakra, y soltarlo por la boca.

2) Inhalar por la nariz imaginando que el aire entra por el centro del corazón, llevarlo hasta el centro de la coronilla o Chakra Sajasrara y soltarlo por la boca.

3) Inhalar por la nariz imaginando que el aire entra por el centro de la coronilla, llevarlo hasta el centro del corazón y soltarlo por la boca.

4) Inhalar por la nariz imaginando que el aire entra por el centro del corazón, llevarlo hasta el centro raíz y soltarlo por la boca.
Repetir el ejercicio unas tres veces.

Por Rosana Garcia Torrelles

Analista de Sistemas / Maestra de Reiki Usui/Deeksha Giver Oneness/Practitioner de Flores de Bach
Facilitadora en Registros Akáshikos/Especialista en Astromedicina, Numerología y Tarot
http://www.luzaura.blogspot.com.ar.

Ciudad de 9 de Julio. Buenos Aires.

Inspirate con Ser Azul, seguinos!

RSS
Facebook
Facebook
Instagram
Follow by Email