Aries

El “Cero de Aries” 2020: conjunciones de alto impacto y su efecto en el mundo
por Patricia Kesselman

Es el inicio del año astrológico y la “puerta” que, junto a otros movimientos y eclipses, permite conocer los sucesos universales.
Una por una, las fuertes conjunciones planetarias que impactan este 2020 y marcan un cambio de época.
El equinoccio de primavera en el hemisferio Norte -el de otoño en el hemisferio Sur- marca el inicio del año Solar, cuando en cada uno de los hemisferios comienza la nueva estación.

Esto se produjo el día 20 de marzo. El equinoccio de primavera, conocido también como punto vernal es, de todas las llamadas “Puertas del año”, la más importante.

Puertas del Año

Las Puertas del Año, Cuartas o ingreso del Sol en los signos Cardinales están relacionados con los cambios de las estaciones.
La más importante es la del Inicio del año Solar, el 0 de Aries, y conjuntamente a las demás Configuraciones Universales (CU), son momentos que utilizan los astrólogos para conocer los sucesos que son comunes a todos.
Estas Configuraciones Universales son los ingresos del Sol en los signos Cardinales (comenzando por el de Aries, llamado “la Revolución del Sol del Mundo”), los eclipses que se producen todos los años, los Ingresos de los planetas en los signos, las conjunciones y los aspectos, especialmente de los planetas lentos que van marcando ciclos en el reloj cósmico.

Imagen de StockSnap en Pixabay

Imagen de StockSnap en Pixabay

Júpiter + Saturno: cambio de ciclo

Este año 2020 se presenta con una gran cantidad de eventos celestes destacables, por lo que se presenta como un año de sucesos extraordinarios que culminará en diciembre, con la conjunción de los llamados planetas superiores -Júpiter y Saturno- en el signo de Acuario, comenzando un ciclo de Aire y finalizando el de Tierra.

Una conjunción de Júpiter y Saturno se produce cada 20 años cuando Júpiter se adelanta a Saturno en su órbita.
Ambos planetas forman un ciclo de conjunciones entre sí permaneciendo más de 200 años en el mismo elemento.
La última conjunción de Saturno con Júpiter se produjo en el año 2000 en el grado 22º 42’ del signo de Tauro, fue la última conjunción de ambos en un signo de Tierra. Cuando finaliza, un ciclo en un elemento deberá finalizar, analógicamente, aquello que representa.

En este sentido, los signos de Tierra están relacionados con lo concreto, lo práctico, lo material, tangible, con los bienes, la productividad, la economía y las propiedades.

Por su parte, los signos de Aire son signos humanos, sociales, de asociación e intercambio, de comunicaciones, ciencias, artes y relaciones. Tenemos derecho a pensar que a partir de la conjunción de este año 2020 el mundo tendrá una estructura socioeconómica diferente, que las ciencias, la comunicación (que ya ha sufrido un notable cambio), las relaciones sociales e, incluso, la sociedad misma, probablemente se reorganicen y sean vistas de otra forma.

Tiempos de cambio

Por su parte, en el signo de Capricornio, el 12 de enero se produjo la conjunción Saturno y Plutón por el que actualmente están transitando Plutón, Júpiter, Saturno y, hasta el 31 de marzo, Marte.

Este es un signo Cardinal y de Tierra, que se asocia con los gobiernos, la administración, la ambición, el poder, el materialismo, la tierra, las montañas, las minas, los cementerios, la agricultura y la política.

Esos tránsitos de planetas lentos por Capricornio están marcando un punto álgido en el ciclo económico y social del mundo, a partir del cual nada será como antes.

Olas, Mar Agitado, Paisaje, Cielo, Nubes, Horizonte

 

El impacto de un cielo agitado

En el momento de producirse el ingreso solar en Aries se producen los siguientes ciclos:

  • La conjunción de Marte con Júpiter, el 20 de marzo, sobre el eclipse del 10 de enero, una conjunción que desde antiguo estaba asociada con la carestía. Júpiter expande todo lo que toca, en este caso a Marte, y moviliza además el eclipse del 10 de enero, que se produjo en el eje Cáncer/Capricornio.
  • La conjunción de Marte con Plutón, el 23 de marzo, es explosiva y está asociada con tensiones. Plutón aportará una cuota de destrucción, de desintegración, de fanatismo y de intensidad. Marte representará las luchas, la violencia, las heridas, las agresiones, los ataques, la sangre, el fuego y, en definitiva, todo lo que puede resultar de agresivo en una sociedad.
  • El ingreso de Saturno al signo de Acuario, el 22 de marzo, aportará estructura, límites, organización y aislamiento.
  • La conjunción de Júpiter con Plutón también el 29 de marzo. Plutón es un planeta que tiene una tremenda fuerza en la humanidad, es el que influye en el mundo a nivel masivo; es el planeta de los cambios, el de la regeneración y el que elimina lo que no es ya necesario, influyendo sobre el planeta que se asocia con la religión, la filosofía y los viajes, y que, al mismo tiempo, expande las cosas.
  • Con respecto a la conjunción de Saturno con Marte que se produce el 31de marzo, dice el astrólogo Morin de Villefranche:

     “Esa conjunción es muy mala y casi siempre es seguida
    por corrupciones en la atmósfera, pestes, muertes, diluvios y muertes de príncipes”
    .

    A esta configuración hay que considerarla por lo menos muy dura ya que es un aspecto de desasosiego y compresión. Sincronizará con tensiones y seguramente, también, con una mayor actividad sísmica o volcánica.
    Al producirse en un signo de Aire y humano, como Acuario, las relaciones de por sí obstaculizadas por el ingreso de Saturno en Acuario no fluirán normalmente.

señal de supervivencia, rojo, bengalas, agua, peligro, destello, resplandor, luz, océano, cohete

Una conjunción corrosiva

La conjunción de Marte con Saturno puede estar asociada a un hecho que contenga mucha energía destructiva como un fuerte e inusitado evento natural, una baja notable en las bolsas, problemas con la electricidad o Internet. Se la asocia con fuertes vientos, tormentas, rayos y truenos.

Es importante destacar que no necesariamente la activación de esta intensa configuración tiene que sentirse en el momento de producirse. Significa que los primeros grados de los signos Fijos –Acuario, Leo, Tauro y Escorpio– están muy sensibilizados y en cuanto cualquier planeta “activador” movilice ese lugar del zodíaco, tendremos eventos que reflejarán las características tensionales de la conjunción.

El Cero de Aries nos trae más…

Como se ve, en un espacio breve de tiempo tendremos el inicio de ciclos importantes. Cuando varias configuraciones significativas se realizan al mismo tiempo, se potencian entre sí.

Paso a paso, en este año 2020 también debemos tener en cuenta, el largo tránsito de Venus por Géminis (y su retrogradación); y el muy importante, temible y largo paso de Marte por el signo de Aries y su retrogradación, que abarcará todo el segundo semestre del año culminando en enero 2021.

Lo que se debe recordar, de acuerdo con la Astrología, es que tenemos por delante un año que no promete calma, ni tranquilidad, aunque debemos buscarla y protegernos.

 

Por lo pronto, la pandemia del coronavirus está reorganizando la vida de la mayoría de los habitantes del planeta.

Se están endureciendo los límites de acuerdo con lo que corresponde al principio restrictivo de Saturno transitando por su domicilio de Capricornio ya que Saturno contrae, confina, constriñe y separa.

Todas las estructuras representadas por Capricornio están tambaleando, tenemos claro que estamos viviendo tiempos de cambios que coinciden con la finalización de un ciclo mayor de Júpiter con Saturno.

Como se vio, estamos en la última parte del último ciclo del elemento Tierra.
La fuerza planetaria implicada en los aspectos del Cielo en estos días, nos indica que a partir de estos momentos viviremos cambios profundos y radicales, que se prolongarán en los años venideros.

Estos cambios serán económicos, religiosos y políticos, así como climáticos, porque los aspectos planetarios en lo primero que evidencian es en los cambios en el clima.


Patricia Kesselman
Astróloga
Profesora de astrología y Tarot.
www.kesselman.com.ar