Portada » Notas Para tu Alma » Terapias Holísticas » tarot » Secretos del Tarot

Secretos del Tarot

Secretos del Tarot: la leyenda de los Arcanos Mayores
Son cartas cuyas imágenes y símbolos tienen múltiples y complejos significados. Una tarotista nos abre la puerta de su misterio.
Por Patricia Kesselman

El Tarot más conocido -aunque ha sido modificado a través del tiempo-, es el llamado Tarot de Marsella. Si bien su origen se pierde en tiempos remotos, hay múltiples historias que ilustran sus comienzos.

Una de las tantas leyendas relata que fue escondido por una antigua civilización en un juego porque pensaron que así pasaría desapercibido y lograría trasmitir, finalmente, su enseñanza.

¿Cómo se conforma el Tarot?

Cada mazo tiene 78 cartas en total. Estas están compuestas por Arcanos Mayores, Menores y Honores o Triunfos.

-Los 40 Arcanos Menores. Son cartas numéricas sin figura. Están divididos, a su vez, en cuatro palos, a los que sería más correcto llamar “colores”: los bastos, las espadas, las copas y los oros.

-Las 16 cartas llamadas Honores (quizás porque representan personajes de la aristocracia) o Triunfos (figuras de la Corte, pajes o sotas, caballeros, reinas y reyes). Cada una de las series pertenece, a su vez, a un palo.

-Los 22 Arcanos Mayores. Veintiuno de ellos tienen nombre y un número; y sólo uno, el Loco, no está numerado ya que vino a convertirse en un comodín del juego de barajas.

Un secreto revelado

Esta es la leyenda que cuentan los Arcanos Mayores -las cartas de Tarot con un significado más amplio- y hasta cuyos más mínimos detalles tienen un sentido oculto. Esta historia me llegó por el que fue mi maestro.

“Vagaba el ser humano por los dominios del Señor ignorante de su origen divino presionado por los distintos elementos que conforman el mundo material (el Loco). Pero, andando por la vida, se encuentra con una persona que le indica su origen divino, trayéndole conocimiento y haciéndole ver sus virtudes externas (el Mago).

Conciente de este origen y de los poderes concretos que conforman este mundo (el placer, representado por la Sacerdotisa; la organización de las formas o de la materia representado por la Emperatriz; el poder por el Emperador; y las falsas creencias por el Sumo Sacerdote), debe tomar –una vez enfrentado y en lucha con estos elementos- una decisión correcta (el Enamorado) para liberar sus energías interiores a fin de obtener el ímpetu y hacer el esfuerzo que le permitirá conseguir el triunfo, los primeros triunfos de su ser interior (el Carro).

Este triunfo se reflejará en una serenidad y un equilibrio (la Justicia) y, como consecuencia, podrá buscar las respuestas a los secretos que residen en su alma (el Eremita). Recién entonces podrá comenzar a transformar su vida y los ejes que la sustentan (la Rueda de la Fortuna), para lo cual necesitará un exceso de poder interior (la Fuerza).

Si lo consigue, podrá cambiar sus valores materiales por espirituales (el Colgado) y así podrá trasmutarse, renacer y enfrentarse al cambio que comienza a ser definitivo (la Muerte). Luego de ese cambio llegará el equilibrio interior o la fuerza que lo nivela (la Templanza).

De esta manera, podrá enfrentarse a las grandes tentaciones que residen en su interior (el Diablo) para destruir, entonces, los últimos aspectos impuros y materiales de su interior espiritual (la Torre de la Destrucción).

Así tomará contacto con los mundos o planos celestiales simbolizados por la Estrella, la Luna y el Sol. En contacto con estos planos podrá, por pimera vez, afrontar el juicio divino interior y exterior (el Juicio) y se convertirá en Uno con el Universo (el Mundo)”.

Qué es la “lectura en relación”

Arcano es una palabra que deriva del latín arcanum y significa “secreto muy reservado o misterio muy difícil de conocer”. La historia se irá modificando en la medida en que vamos profundizando en su motivo a cada arcano.

Los Arcanos son llaves o claves que nos abrirán las puertas de la percepciónUna carta extraída aisladamente indica una posibilidad, pero no adquiere su significado total sino cuando vibra junto a las otras láminas y está en comunicación con lo que ha sido y con lo que habrá de ser.

Así como una tonalidad en la paleta de un pintor no palpitará sino en relación con otros colores, o una nota musical no alcanza a expresar nada por separado, cada carta acabará por enmarcarse en una armonía hecha de tonos y ritmos en la “tirada”. Es en base a las escenas representadas por los arcanos que el tarotista es capaz de hilar una historia que tiene como protagonista al consultante.

Los Arcanos son imágenes que la racionalidad de quien las lee vincula a un significado, y, como dice Alejandro Jodorowski, gran estudioso de este lenguaje simbólico: “la finalidad del Tarot no es adivinar el futuro sino ver el pasado del consultante para ayudarlo a solucionar problemas presentes”.

Patricia Kesselman es astróloga y tarotista.