fbpx
Tránsitos de Julio

  • 30 junio, 2019

Patricia Kesselman nos cuenta sobre eclipses, tránsitos planetarios
y las retrogradaciones que nos trar Julio!

Temporada de eclipses

Las lunaciones del mes de julio son dos eclipses, que afectan al eje Cáncer – Capricornio: un eclipse total de Sol y uno de luna.

El eclipse de Sol se produce el día 2 de julio y el de luna el 16.
Normalmente los eclipses se producen en pares, lo cual significa que el eclipse de la luna llega dos semanas antes o después que el eclipse de Sol.

El Sol y la luna se corresponden con factores conscientes e inconscientes, respectivamente. Durante un eclipse, al opacarse u oscurecerse uno de los luminares, se genera una movilización, una crisis que puede ligarse con un reordenamiento, una reorganización de asuntos vitales que tal vez requieran de mayor atención y energía.

Un eclipse solar (en luna nueva) tiende a marcar comienzos. Un eclipse lunar (en luna llena) marca finales, el tiempo de conclusión o de culminación de ciertos acontecimientos.

Sin embargo, un eclipse de Sol puede simbolizar la desaparición momentánea de nuestro potencial interior. Entonces sentimos la ausencia de poder personal, de voluntad, de la capacidad de visualizar metas. Un eclipse lunar, en cambio, nos fuerza a comprobar nuestro pasado (luna) a la luz de la experiencia actual. Así, puede relacionarse con confusión y momentos propicios para esconder, ocultar, fomentar o expandir “sombras” de manifestación emocional.

El Sol es dador de vida y energía, y su oscurecimiento en el cielo –aun durante una breve porción de tiempo como sucede en un eclipse–, es una señal de ausencia de ésta. Existe una interacción entre eclipses y desvitalización, por lo que podemos sentirnos más cansados, estresados o abatidos durante un eclipse de Sol.

Un eclipse lunar usualmente marca situaciones culminantes. Sin embargo, durante los eclipses de luna, nuestras emociones y sentimientos pueden desbordarse hasta el punto de ser percibidos claramente por los demás. Se manifiestan momentos de alteración, desorden, desconcierto o confusión, cierto sentimiento teñido de nostalgia o pesimismo por cosas de la vida que uno siente que está dejando atrás. Y ocurre que lo que parece ser, en realidad no es.

Astrológicamente consideramos que los eclipses afectan un determinado punto de la carta natal y su punto opuesto y, en el caso de estar afectado dicho eclipse por malos ángulos, también los consideraremos como puntos sensibilizados por el fenómeno celeste.

En ambos eclipses van a estar sensibilizados los signos de Capricornio y Cáncer. Saturno y Plutón desde Capricornio intervienen en ambas configuraciones.
Los eclipses movilizarán los tránsitos activos y traerán tensión en la casa afectada.

Estos fenómenos pueden anunciar eventos importantes en nuestra vida, así como encuentros, rupturas o cambios de trabajo.

Los eventos que siguen a un eclipse tienen mayor peso que los eventos que traen las lunas nuevas normales. De hecho, un eclipse es como una nueva turbina, una luna nueva que trae mucha más energía y empuje.

Si un eclipse cae en el día de cumpleaños (o muy cercano), el año que comienza probablemente será un año de eventos. Se experimentará un cambio grande en una parte específica de la vida y habrá que cuidar la salud porque se estará más sensible a enfermarse que lo usual.

Cáncer es un signo cardinal que pertenece al elemento agua.

Su regente es la luna. Se llaman cardinales aquellos signos que corresponden al comienzo de las estaciones.
Cáncer da inicio al verano en el hemisferio Norte y al invierno en el hemisferio Sur.
Este ingreso es denominado “solsticio” (sol-titi = Sol quieto), es el momento en que se producen los dos cambios más importantes: días largos y noches cortas y, a la inversa, días cortos y noches largas.
Ambos fenómenos están asociados con la luz y la oscuridad, así como también con las dos fases en que la naturaleza ofrece o niega sus frutos.

El signo de Cáncer es especialmente fecundo ya que en el hemisferio Norte, donde se originó la Astrología, el Sol llega a su punto más alto y también al punto de mayor intensidad de las fuerzas cósmicas, es cuando soplan los vientos nutricios que hacen madurar los frutos de la tierra. Cáncer está relacionado con la nutrición.

La luna, gran madre y regente de Cáncer

La luna, el planeta que reina en la noche, es el que nos transmite la luz del Sol, el símbolo de la madre cósmica.
Tiene una clara conexión con el agua debido a su influencia sobre las mareas. Sus fases -que han servido desde antiguo para computar el tiempo- sincronizan con el ciclo femenino y simbolizan todo lo que tiene carácter de movilidad, fluidez, transitoriedad, cambio. La luna ha sido un instrumento de medida universal que vincula el agua, la lluvia y la fecundidad de las mujeres, los animales, la vegetación, etc.
El simbolismo de la luna se manifiesta en correlación con el del Sol. La luna carece de luz propia y no es más que un reflejo del Sol; atraviesa fases diferentes y cambia de forma.

La identificación del Sol con el fuego condujo a que la luna se hiciera señora del otro gran elemento de la creación: el agua. Así se establece su relación con las mareas, con el rocío de las mañanas y con la menstruación femenina; toma como punto coincidente la fertilidad a través del agua o de la mujer.
El gobierno de la luna se extiende a la maternidad, a la gestación, al parto, al amor maternal, a la familia, las mujeres, la casa, la patria, las aguas, los ríos, la emotividad, el hogar, la familia y todo lo concerniente a la alimentación.

En cuanto a las partes del cuerpo regidas por Cáncer y la luna, se encuentran el pecho, los senos, el estómago y todos los procesos digestivos.

Los cancerianos y cancerianas

Los compasivos, intuitivos y memoriosos nativos de Cáncer son emocionales y muy sensibles, es por eso que comprenden los estados de ánimo de los demás. Amistosos, tiernos y protectores, son variables, como la luna, su regente. De naturaleza pasiva, muestran más fuerza de inercia que de voluntad, son caprichosos y fantasiosos.
Aceptan las restricciones y, aunque son poco conflictivos, llega el momento en que una simple gota rebalsa el vaso. Les encanta cocinar, comer, departir con amigos, viajar y ¡dormir!
Son hogareños, les gusta vivir en el pasado, donde todo parece más seguro y más familiar. La intuición y la inspiración son las fuentes que alimentan su mundo de imaginación y fantasía. Ligados a sus raíces, son nostálgicos y muy ahorrativos.

Con una carta natal armónica, son divertidos, amables, protectores, proveedores y hospitalarios.
De lo contrario, pueden ser muy cambiantes, malhumorados, susceptibles y algo perezosos.

Tránsitos del mes

Plutón continúa retrógrado
Plutón continúa retrógrado hasta el 2 de octubre, transitando en este período el grado 20 de Capricornio (a comienzos del tercer decanato) afectando en aspecto de tensión a aquellos nacidos en los signos cardinales (Aries, Cáncer, Libra, Capricornio) y en aspecto favorable a los signos de tierra (Tauro, Virgo).

El planeta de las transformaciones recorre el zodíaco en 256 años, por lo tanto, su avance sobre un punto determinado puede durar, incluso, varios años.

Plutón, llamado el planeta de los cambios profundos, ineludibles y definitivos, marca las transformaciones que se pueden vivir a lo largo de la existencia. Se vincula con la voluntad y el poder.
Plutón refuerza e intensifica todo lo que toca. Aquellas personas que estén viviendo esta influencia, están atravesando un proceso de cambio en algún área de su vida.

Plutón estará presente en todo proceso de destrucción como antesala de la regeneración y el cambio, para llevarnos luego a un estadio superior. Puede ser indicador de traslados, mudanzas o hasta de beneficios económicos cuando se recibe su influencia de forma armónica como sucede con los signos de Tauro, Virgo y en menor medida, Escorpio, Piscis.

Para los nacidos a final del segundo decanato o en los primeros días del tercer decanato de Aries, Libra, Cáncer y Capricornio, la tendencia al cambio está presente con una cuota de esfuerzo adicional.
El aspecto se movilizará en los días cercanos al 2 de julio, ya que ese día se produce un eclipse de Sol. La tensión generada por este contacto puede mostrar la necesidad de efectuar grandes esfuerzos para lograr objetivos.
Es posible que se sientan presionados por las circunstancias, y es mejor tratar de evitar el conflicto con los demás, la intransigencia, las exigencias y la ambición excesiva.

Como Plutón está asociado con eliminación, podemos ayudar a drenar mejor la energía del planeta eliminando cosas que se han ido acumulando del pasado, vaciando lugares como armarios, roperos, desvanes, sótanos, etc.
También será bueno controlar nuestro propio sistema de evacuación.

Neptuno en Piscis retrograda

Resultado de imagen para neptuno

Neptuno, que continúa su tránsito por el signo de Piscis, se ha “estacionado” en el grado 18° y, habiéndose puesto retrógrado el día 21 de junio, en ese grado permanecerá hasta los primeros días de agosto.

Cuando un planeta avanza tan lentamente, su influjo se hace más poderoso.
La influencia de Neptuno es nebulosa, misteriosa, impalpable y actúa sobre la mente.
Nos damos cuenta de sus efectos cuando ya ha tomado posesión de nosotros y nos hallamos prisioneros en las mallas de sus redes. Psicológicamente estaremos más predispuestos a la distracción, equivocación, y a soñar despiertos. Podemos tocar el cielo con las manos, o también estar frente a angustias, miedos y ansiedades.
Experimentamos caos, falta de visión, confusión, podemos ser víctimas de engaños, caer en la traición y estafa, el planeta nos lleva a la desilusión.
Es una influencia de la que debemos desconfiar en todos los casos, exceptuando en aquellas cosas asociadas al planeta.

Neptuno rige la espiritualidad, allí no habrá límites para su expansión, es más prudente observar a este planeta como dador de beneficios no materiales como idealismo, inspiración, imaginación y creatividad.

Los tránsitos de Neptuno señalan, según los aspectos, o bien períodos de idealismo, de progreso espiritual, misticismo, de sentimientos sublimes, aumentando la sensibilidad, la creatividad y la empatía con los demás; o bien un período de exceso de sensibilidad y susceptibilidad, inestabilidad psíquica, donde primará el desorden, la indecisión y la apatía, la confusión. Puede ser un momento de gran desconcierto e incertidumbre.

Las pérdidas de gas, combustible o agua también pueden ser un problema. Neptuno está presente en envenenamientos, en adicciones, se asocia con la locura y con las actividades vinculadas con las drogas.

Aquellos que están recibiendo su influencia fuertemente son aquellas personas con puntos sensibles en la mitad del segundo decanato de los signos mutables: Piscis, Virgo, Sagitario, Géminis.

Cáncer y Escorpio reciben su influencia desde un ángulo favorable marcando una época importante para el desarrollo interno. Puede haber durante este período para estos nativos cierto tipo de idealismo muy marcado y un aumento del interés en cuestiones espirituales, religiosas o filosóficas.

Saturno continúa retrógrado en Capricornio

Resultado de imagen para saturno retrogrado

Saturno está retrógrado todos los años por un poco menos de cinco meses.
En la actualidad está retrógrado y así permanecerá hasta el día 17 de septiembre, cuando retome su movimiento directo.

Los tránsitos de Saturno representan un tiempo de limitación, restricción y probablemente, dificultades.
Retrógrado, aún más. Cuando Saturno está retrógrado en el cielo es prudente revisar y lograr finalizar cualquier asunto pendiente, las cosas tienden a dificultarse y retrasarse. Todo tipo de bloqueos, restricciones y obstáculos son indicados por Saturno.

Saturno es el planeta más lejano en el esquema planetario de la antigüedad, es el final, es el último.
Rige todo tipo de cosas que terminan, son finales o insalvables.
Por lo tanto, Saturno rige la muerte, así como el tiempo. Todas las cosas decaen en el tiempo, y Saturno rige este decaimiento, o los efectos de la vejez. Cuando este planeta afecta algo, lo vuelve lento, bajo presión y puede hasta aplastarlo con su peso y poder restrictivo.
En su lado bueno, da pautas para enfocarse en cosas provechosas, es decir, aplicar presión para lograr ciertas metas. Saturno puede hacer que uno se enfoque o se controle y muchas veces eso da buenos resultados.

Pero Saturno tiene otro lado bueno. Consideremos al diamante, que es creado del carbón sujeto a una gran presión por mucho tiempo. Saturno rige el carbón, la presión, y los períodos largos de tiempo.
Por lo tanto, se asocia al diamante, que es valioso, hermoso y extremadamente duro.
Cuando una persona está bajo la influencia de Saturno, eventualmente puede tener muchas dificultades y problemas, pero después se volverá fuerte por la experiencia que ha adquirido.
Es a través de las enseñanzas de Saturno y de sus lecciones duras, que uno aprende y se hace maduro.

Conclusión: Saturno nos hace fuertes y sabios, gracias a ponernos a prueba por un período largo de tiempo en el que a su vez podemos desarrollar fuerza y voluntad.

Saturno en su paso por Capricornio influencia en forma tensa a los signos cardinales que son los más afectados por su paso: Capricornio, Cáncer, Aries y Libra, especialmente a aquellos nacidos en el segundo decanato.

Los restantes signos de tierra, Virgo y Tauro; y los de agua, Piscis y Escorpio, reciben esa influencia estructuradora y organizadora en forma favorable, sin embargo, mientras dure su período de retrogradación sus expresiones serán débiles y poco tangibles.

Marte en Leo

Marte, el dios mitológico de la guerra, el planeta de la acción y de la puesta en marcha, ingresará en Leo el 2 de julio 2019, permaneciendo allí hasta el 19 de agosto.
Marte es un planeta caliente y seco y Leo un signo caliente y seco, por lo tanto en ese signo el planeta tiene una expresión clara, notable y estimulante, aunque quizás un poco excesiva.
Puede inclinar hacia la ambición, la irascibilidad, a comportarse muchas veces de manera arrogante, osada, temeraria. Otorga una fuerte voluntad y grandes dosis de optimismo y dinamismo.
Quien haya nacido con Marte en Leo será generoso, amante de la diversión, con mucha fuerza de voluntad, y deberá aprender a ser considerado y tener sentido de la humildad.

Marte favorece en este período a Leo, Aries y Sagitario, para ellos será un tiempo de gran vitalidad, acciones creativas, donde se podrá orientar el poder de la voluntad. Sentirán mayor energía física, alegría de vivir, mayor necesidad de acción y decisión. Buena época para emprender nuevas tareas.
Aunque es un aspecto favorable, también es un momento que puede implicar cierto descuido por sentirse plenos y energéticos y tender a tomar riesgos financieros o comprar cosas innecesarias.
Demasiada confianza en sí mismo puede ser también perjudicial.

Marte también puede implicar tensiones, una conducta impulsiva o una actitud agresiva con sus consecuentes resentimientos, en especial en relación con los demás.
En ese sentido habrán de prestar especial atención Leo, Tauro, Escorpio y Acuario.
Para ellos es aconsejable no exponerse a riesgos innecesarios, ni tomar decisiones apresuradas, evitar discusiones y peleas. Si tienen litigios entre manos, obren con prudencia.

Mercurio en Leo retrograda

Mercurio visitará Leo por un breve período, desde el día 28 de junio hasta el 20 de julio, ya que recorrerá hasta el grado 4 y a partir del mismo retrogradará, e ingresará nuevamente a Cáncer desde el 19 de julio hasta el 12 de agosto, cuando reingrese a Leo. Mercurio permanecerá retrógrado desde el día 7 de julio hasta el 2 de agosto.

Mercurio en Leo otorga un pensamiento creativo y facultad de planificación, pues al transitar un signo fijo, trabaja sensata y metódicamente, aunque se inclina al dogmatismo y a veces se comporta con terquedad.
Quien haya nacido con Mercurio en Leo tendrá dignidad, sentido de la elegancia innata y gustará de hacer una buena impresión en los demás.

Durante este primer tránsito por Leo, Mercurio puede indicar para quienes quieran emprender tareas intelectuales, un período favorable para comenzarlas.
Al mismo tiempo éstas serán las mejores fechas para iniciar viajes, mudanzas y cambios de importancia, especialmente para los primeros grados de Leo, Sagitario y Aries. Mercurio en Leo une las facultades creativas del Sol con las intelectuales de Mercurio, por lo tanto, es posible durante su tránsito encontrar soluciones muy creativas. Libra y Géminis se verán también beneficiados por este tránsito, aunque en menor medida.

Acuario, Tauro y Escorpio, en cambio, por recibir esta influencia desde un ángulo adverso, pueden tropezar con dificultades en el área de la comunicación, el comercio, en los pactos y acuerdos o en los viajes por trabajo. Recordemos que, en la mitología griega, Apolo, dios del Sol, fue amigo, hermano y compañero de Mercurio; sin embargo, Mercurio no siempre se mostraba leal en su trato.
Cuando Mercurio transita en Leo, lo ideal es no comprometerse, ni tampoco realizar promesas.

Además, y como cada aproximadamente 3 meses, el inconstante, vivaz y curioso Mercurio, se pondrá retrógrado y algunos más que otros debemos estar atentos.

Esta vez Mercurio retrograda entre los primeros grados de Leo y finales de Cáncer (entre el 7 de julio y el 2 de agosto) afectando fundamentalmente a quienes tengan puntos sensibles en los primeros grados de los signos fijos (Leo, Acuario, Escorpio, Tauro) y el último decanato de los cardinales (Cáncer, Capricornio, Aries, Libra) quienes ya se encuentran movilizados por el paso de Plutón y de Saturno.

Cuando Mercurio se pone retrógrado, cualquier circunstancia que comience en esos momentos podrá no resultar como pensábamos en un principio, ya que la retrogradación representa un periodo en el cual los conceptos asociados al planeta dificultan su expresión.
Los antiguos astrólogos consideraban que un planeta retrógrado significaba amargura y destrucción, sobre todo en aquello que regía.

Mercurio retrógrado en el cielo es momento apropiado para revisar, reordenar y recapitular lo que ya hemos hecho. Terminar lo pendiente pero no para comenzar algo más. Habrá que cuidarse muy especialmente de no tomar decisiones apresuradas en este período, porque sus consecuencias pueden no ser felices.
Como cada vez que Mercurio retrograda, habrá tendencia a las equivocaciones. Habrá que tratar de evitar errores de juicio, no seguir los impulsos porque pueden darse malentendidos, revisar bien papeles y documentos para no incurrir en descuidos. Sin embargo, si nos detenemos a reflexionar, pueden ser tiempos muy creativos donde nos volveremos más intuitivos, receptivos y nos resultará provechoso revisar situaciones.

Igualmente convendría prestar atención porque quienes no conocen su carta natal podrían, de todos modos, tener puntos sensibles en esos grados y estar igualmente afectados.

Además, durante esta retrogradación Mercurio hará conjunción con el planeta Marte los días 6 ,7, 8, 9 y 10 de julio: estarán ambos en relación más exacta. Marte está asociado con las pasiones y el impulso.
Cuidado con los enojos, la ira y el conflicto y las reacciones irracionales, ya que durante esos días la tendencia puede ser a la obstinación e irritabilidad. Los pícaros y ladrones se encuentran asociados a esta combinación.
Estarán especialmente afectados durante este período aquellos que hayan nacido en los primeros grados (días) de los signos fijos (Leo, Acuario, Escorpio, Tauro) o quienes tengan puntos sensibles allí.

 

Patricia Kesselman.
Astróloga y formadora
www.kesselman.com.ar

Comments are closed.

error

Inspirate con Ser Azul, seguinos!

A %d blogueros les gusta esto: