Meditar con Mantras y Sutras

    Meditar

    Meditar. Es un momento para encontrar en algunas prácticas sagradas formas de volver a unir las partes dentro de nosotros y con los demás. Por Natalia Carcavallo

    En este tiempo donde muchos nos sentimos un poco rotos, y las ausencias se hacen notar, tal vez encontremos en algunas prácticas formas de remendar lo desgarrado, de recomponer los tejidos internos. Quizá esta sea, además, una manera de fortalecer el entramado social que creamos junto a los demás.

    “Sutra es una palabra en sánscrito que deriva de la voz latina ‘sutre’. Esta es la raíz de la palabra castellana ‘suturar’ que significa unir con costura. Un Sutra literalmente es un zurcido en el alma, un zurcido de intención”. D. Chopra

    Meditar
    Photo by Elly Fairytale on Pexels.com

    Ejemplos hay muchos:
    “Cada noche me hago bollito en la cama, me pongo auriculares y escucho los mantras cantados de Deva Premal”. “En el medio del día, apago el celular por un rato y practico una meditación guiada.
    Eso me ayuda a llevar los días mejor”.
    “Estoy tan angustiado que volví a rezar”.

    Estas afirmaciones son recurrentes en todos nuestros entornos.
    Este tiempo excepcional llevó a miles de personas a descubrir nuevas herramientas para estar en pie y continuar con sus días de la mejor manera posible. 

    Por supuesto, la práctica de la meditación se ha expandido de forma exponencial.
    Los beneficios son conocidos a través de los milenios y la cultura occidental finalmente terminó de dotarlos del sobredimensionado calificativo de “científicos”.

    Existen muchas formas de meditar
    Photo by cottonbro on Pexels.com

    Existen muchas formas de meditar

    Se puede meditar regando las plantas, revolviendo un guiso, ordenando un placard y dejando la atención fija en cualquier objeto que nos ayude a despejar el incesante movimiento de la mente, a hacer silencio, a recordar el presente, a observar nuestros estados y a permitir que pasen sin actuar. Al meditar muchas otras cosas pueden suceder. Cuanto más profundicemos y naturalicemos la práctica, lograremos mejoras que no creíamos posibles.
    Esta oración esconde una contradicción. En realidad, aunque la meditación busca lograr nada, eso sucede más allá del propósito inicial, de una necesidad o de una demanda de nuestro ego.

    La gracia, la bendición, la magia o como cada uno le guste llamarlo, sucede, muchas veces a pesar de nosotros mismos. Esto lo podemos comprobar registrando cómo se modifican nuestras emociones y pensamientos cuando dejamos sonar un mantra, un sutra, o un solfeggio. Aunque no entendamos los sonidos o las palabras en sánscrito que repetimos en algunas prácticas de meditación, algo se empieza a transformar.

    Recomendaciones

    Los que saben recomiendan iniciar con los sutras y los mantras más conocidos aunque sea difícil comprender qué estamos diciendo. Estas formas son atajos. “Aunque las palabras nos resulten extrañas, eso no les resta efectividad. No tenemos que entender su significado para que funcionen. El alma lo comprenderá”, afirma Chopra en su famoso libro Sincrodestino.

    Muchos se preguntan por qué se utilizan como mantras y sutras antiguas palabras que en occidente nos resultan difíciles de comprender y que quizás nos cueste mucho pronunciar. En realidad se puede usar cualquier oración, frase o párrafo con el que nos sintamos afines en el momento que sea pero meditar con mantras, sutras u otras formas sagradas facilita muchos procesos que van más allá de nuestra comprensión mental.

    No tenemos que entender su significado para que funcionen. El alma lo comprenderá. Chopra

    “La respuesta tiene que ver con la potencia. Los mantras y sutras que han sido utilizados durante miles de años por millones de personas constituyen la ruta más sencilla hacia la trascendencia y el ámbito no circunscripto. Cada vez que se utiliza un mantra o un sutra se incrementan las posibilidades de que se produzca un resultado similar en un uso posterior. Mientras más se utilice un sutra mayor es la probabilidad de que su intención se cumpla”, explica Chopra.

    De cierta manera también funciona así con otras oraciones sagradas. Hay multitudes de católicos que rezan con fe el Padre Nuestro y el Ave María, sin comprender en verdad lo que las frases significan y su verdadero poder de invocación. La oración funciona más allá de esto.

    Meditar. Aun sin entender lo que decimos, la fuerza de la palabra despeja la mente.    Fuente: Adobe.
    Aun sin entender lo que decimos, la fuerza de la palabra despeja la mente. Fuente: Adobe.

    La diferencia entre Meditar con Mantras y Sutras

    La palabra mantra procede del sánscrito. Está compuesta por: man, que significa “mente” y tra, que significa “herramienta”.

    Un Sutra es un mantra con significado. El mantra en sí mismo no significa nada. Es sólo una vibración, un sonido. 

    Se convierte en sutra cuando hay una intención codificada en el sonido. 
    Tanto los mantras como los sutras nos permiten trascender a una conciencia más profunda.

    Con un mantra trascendemos y con el sutra sembramos una intención particular en la conciencia. Los mensajes de los sutras son simples y complejos a la vez”, afirma Chopra.

    Para quienes deseen o necesiten practicar otras formas de recuperar y profundizar mejores estados del ser, de la mente y del resto de todo lo que somos, he aquí una lista inicial de mantras y sutras con los que podemos iniciar.

    En la web hay infinidad de meditaciones disponibles, de cantos y de prácticas para dejarnos guiar. Experimentar la bendición y los beneficios de estar en contacto de una nueva forma con lo sagrado para muchos de nosotros, es urgente.

    person sitting in front of the taj mahal
    Photo by Sam Kolder on Pexels.com

    Cinco Mantras

    Om

    Es la primera y original vibración del Universo y significa el proceso infinito de nacimiento, muerte y resurrección. Es el sonido del que emergen los demás sonidos.

    Shanti

    En sánscrito, significa “paz”. Se repite tres veces.

    Se convoca así a la sensación de paz en cuerpo, en la mente y en nuestro corazón.
    Es un deseo de paz individual, colectiva y universal.

    Om Namah Shivaya

    La práctica de Om Namah Shivaya nos conecta con la posibilidad de alcanzar el yo más alto y puro.También es un acto de reverencia respetuosa a Shiva y a nuestro verdadero yo que es eterno.

    Se trabaja con este mantra para alcanzar la propia realización disolviendo el ego y las emociones negativas como la ira, la decepción y la inseguridad.

    Om mani padme um

    “La joya que está en el loto que residen en nosotros”.

    Este mantra tiene el poder de “transformar el cuerpo, habla y mente impura en el cuerpo, el habla y la mente pura de un Buda”, afirma el Dalai Lama.

    Om: sonido de la creación, Mani: joya, representa la resolución de los celos y la codicia, Padme: loto, representa la sabiduría, Hum: firmeza, libertad de la agresión y de la ira.

    Cinco sutras

    Sat Chit Ananda: mi diálogo interior refleja la llama de mi alma.

    Tat Tvam Asi: veo el otro en mí y a mí en los otros.

    Moksha: estoy emocionalmente libre

    Aham Brahmasmi: la esencia de mi ser es la realidad suprema, el origen y la base del universo, la causa de todo cuanto existe.

    San Kalpa: mis intenciones poseen un organizador infinito.

    Oṃ gate gate pāragate pārasaṃgate bodhi svājā. Es el sutra del corazón. Tadyathā:

    Om: cuerpo, palabra y mente iluminados, Gate: allá, Pāragate, más allá, Pārasamgate: “totalmente más all, Bodhi: Iluminación, Svājā: que así sea.

    Por Natalia Carcavallo
    wetoker.com